Un pueblo que crece de forma sostenible y genera empleo al otro lado del río

  • Líderes comunales encontraron el potencial para desarrollar proyectos en el ámbito social, ambiental y económico para brindar mejores oportunidades a sus habitantes.

Barra de Parismina está ubicada a hora y media del centro de Siquirres por tierra, más 15 minutos en lancha, sus casi 500 habitantes conviven con extranjeros que llegan como voluntarios al programa de rescate y conservación de tortugas, esa actividad despertó la economía local, que a su vez motivó a los líderes comunales a buscar aliados para contar con agua potable y servicios bancarios en la zona.

El desarrollo sostenible es la vía que encontraron en Barra de Parismina para mejorar sus condiciones de vida y con el impulso que les brindan instituciones como el Banco Nacional (BN), en el marco del programa Transformando Comunidades, en coordinación con la Asociación de Desarrollo Integral de la comunidad, se desarrollan proyectos en el ámbito social, ambiental y económico.

“Lo mejor que se puede hacer por una comunidad es empoderar a su gente, solo de esa manera el desarrollo local se puede logar de manera sostenible en todos los sentidos, la responsabilidad de cada uno de los proyectos es de sus líderes, los logros son para todos los habitantes. En el BN damos el impulso y los acompañamos en el proceso, sentimos una gran satisfacción cuando vemos los resultados porque se cambia la realidad de las personas hacia mejores oportunidades”, indicó Silvia Chaves Herra, directora de Sostenibilidad del BN.

Conservación, ciencia y turismo se dan la mano

La ubicación geográfica de Barra de Parismina es perfecta para el arribo de tortugas, principalmente de las especies baula y carey, que llegan en grandes cantidades a desovar. Sin embargo, han encontrado depredadores que atentan contra su conservación, lamentablemente dentro de las principales amenazas se encuentra el mismo ser humano.

Por lo anterior, a inicios del 2022, la Fundación Dejando Huella y el BN iniciaron un programa de apoyo a la Asociación Salvemos las Tortugas de Parismina (ASTOP) para la construcción del albergue de voluntarios que llegan a la zona a realizar patrullajes nocturnos, limpiar la playa y cuidar los viveros de huevos de tortuga. Esta actividad se respalda con un trabajo de investigación científica que garantiza la riguridad en de los procesos.

“ASTOP es un proyecto del pueblo y para el pueblo, con la llegada de los voluntarios extranjeros se beneficia el comercio y son más de 80 familias las que reciben ingresos económicos, pero son más de 400 personas las que mejoran su condición”, comentó Roxana Tyne, presidenta de ASTOP.

La visita de voluntarios se ha convertido en una de las principales fuentes económicas de la comunidad, ellos pagan por la experiencia de hacer turismo responsable. Además, requieren servicios como alimentación y hospedaje, generando así encadenamientos productivos y beneficiando a toda la población.

Fluir como el agua

Sin agua potable se ve comprometida la salud de las personas y además se limita el desarrollo, por eso el Objetivo de Desarrollo Sostenible N.6 de la Agenda 2030 de las Naciones Unidas trata sobre “Garantizar la disponibilidad y la gestión sostenible del agua y el saneamiento para todos”.

La Asociaciones Administradoras de Sistemas de Acueductos Comunales de Barra de Parismina y el BN, bajo el mismo esquema del programa Transformando Comunidades, lograron juntos mejorar la calidad del agua en la zona, con una inversión de ¢40 millones, se fortaleció el acueducto y se construyeron las oficinas administrativas para la ASADA, brindando más comodidad a los usuarios. Actualmente toda la comunidad dispone del líquido vital, un derecho humano fundamental.

“Antes era muy complicado, nos tocaba a las mujeres jalar el agua de los pozos, hoy solo abrimos el tubo en nuestras casas y ya tenemos agua potable”, señaló Ligia Taylor, habitante de Barra de Parismina.

Comunidad declarada 0 efectivo

Llegar o salir de Barra de Parismina es complejo, se debe destinar tiempo y recursos para ir hasta Siquirres a realizar trámites presenciales. Para facilitar la vida de las personas, el BN implementó en Barra de Parismina el programa “Comunidad 0 efectivo” que procura que todas las transacciones se puedan hacer de manera digital, utilizando cualquiera de las opciones electrónicas como pago con tarjeta, Sinpe Móvil y la app BN Móvil.

Para complementar los servicios en la zona, se instaló un BN Servicios, es decir, se habilitó un local que es administrado por una persona de la misma comunidad y brinda servicios bancarios como pago de servicios públicos y trámites relacionados a pensiones de adultos mayores, entre otros.

“Para la gente es como tener el banco acá en el pueblo y yo me siento como un funcionario del Banco Nacional ayudando a las personas”, dijo Greivin Tela, administrador del BN Servicios.

Al igual que en Barra de Parismina, el BN impulsa el desarrollo sostenible en alianza con las Asociaciones de Desarrollo Integral (ADI’s) en todas las provincias del país, actualmente están en marcha seis proyectos productivos comunales.

“Cuando las ganas de progresar están en la voluntad de las personas, no importa en cual lado del río está ubicada la comunidad, el desarrollo es una realidad cuando las alianzas son efectivas”, concluyó Chaves.