Un impuesto que debe soportar el consumidor “IVA”

OPINIÓN

En la actualidad, cuando hablamos de impuestos surgen muchos factores que son trascendentales y que deben ser analizados minuciosamente, ya que el país experimenta una crisis de deuda pública y un enorme déficit fiscal. De igual forma, para nadie es un secreto que el Impuesto sobre el Valor Agregado recae principalmente sobre el consumo y esto significa que quién termina soportando y pagando de su bolsillo dicho impuesto es el consumidor final, lo cual genera preocupación y un grave malestar en los ciudadanos costarricenses, debido a que las medidas que se han implementado respecto a la carga tributaria no ayudan a solventar dicho problema, pues existe una notable desigualdad de ingresos en las familias.

De este modo, se puede apreciar que hoy en día una gran parte de los ciudadanos tratan de subsistir con un salario mínimo, mientras tanto otros reciben salarios y pluses exorbitantes. Por lo que, esta situación pone en evidencia que el aumento en los múltiples impuestos que están en vigencia, pero principalmente el impuesto sobre el valor agregado está impactando el bolsillo de los hogares más pobres del país, provocando que estos no tengan la misma solvencia o capacidad económica que tenían en meses anteriores para adquirir bienes y servicios básicos de primera necesidad como, por ejemplo: suministro de gas, servicio de internet, carne, arroz, queso, entre otros.

Como bien sabemos, en Costa Rica una gran parte de los ingresos recae en la recaudación a través del cobro de los impuestos indirectos, los cuales en la mayoría de los casos son de carácter regresivo, esto porque suelen afectar de forma desigual a la población, ya que terminan siendo pagados por los que menos tienen, lo cual no apropiado pues se considera esencial que estos sean progresivos. Es por esta razón, que comúnmente se establece un vínculo entre la corrupción y los impuestos, esto debido a la evasión fiscal vigente y como resultado las personas no desean continuar pagando dichos impuestos al adquirir un producto y servicio que son esenciales en el diario vivir, ya que han desarrollado una creencia de que a el Estado solo le interesa enriquecer a una determinada clase social.

Por consiguiente, este contexto es sumamente alarmante y requiere de mucha atención y, por ende, no debería pasarse por alto, esto debido a que el gobierno recibe mayor ingreso por parte del IVA que por lo recaudado por el impuesto sobre la renta, lo cual demuestra la falta de voluntad que tiene el Ministerio de Hacienda, pues no busca establecer estrategias o soluciones dirigidas a la ineficaz recaudación existente, lo cual podría desencadenar efectos devastadores en un escenario de vulnerabilidad ante el incremento de la deuda pública. Asimismo, esta situación ante los países latinoamericanos genera efectos negativos, ya que conduce a un deterioro de las bases internas impuestas y atenta contra la eficiencia y equidad global del sistema tributario.

Ahora bien, es de gran relevancia destacar que a partir del presente mes un grupo seleccionado del sector servicio “construcción, turismo y bienes reciclables y reutilizables” experimentarán un incremento escalonado en el IVA, pues pasan de estar sujetos a una tarifa del 4% al 8%, lo cual podría impactar de forma directa la reactivación económica del mismo. Por lo que, es indiscutible que con la entrada del ajuste en este impuesto “IVA”, no solo impactará a dicho sector, sino también a las familias y empresas que tengan planes de construir, visitar atractivos turísticos e incluso cuando deseen adquirir un bien reciclable, lo cual genera cierta disconformidad pues tendrán que ajustar su capacidad económica según esta nueva alza.

Para finalizar, es de suma importancia recalcar que, aunque los consumidores continúen pagando el Impuesto sobre el Valor Agregado cada vez que gocen de un producto o servicio, los recursos no son suficientes para contribuir con el proceso de estabilización económica que el país requiere, ya que actualmente grandes empresas se encuentran en listas de morosidad y a pesar de esta situación gozan de ciertas exoneraciones en periodos consecutivos. Por lo tanto, es imprescindible que el Ministerio de Hacienda realice las gestiones necesarias para que la recaudación de los impuestos se ejecute de una forma más equitativa, pues no están actuando con la autoridad que esta situación requiere, porque evidentemente el país no está pasando por su mejor momento y los consumidores no deben continuar con una carga tan grande, ya que cada vez más se implementan nuevos impuestos.

Marielena Machado Álvarez

Estudiante carrera: Administración de Empresas.

Universidad Nacional, Sede Regional Chorotega, Campus Liberia.