Sueros antiofídicos ticos salvarán más vidas con crédito del Banco Popular

El Instituto Clodomiro Picado (ICP), fortalecerá su capacidad exportadora de antídotos contra las mordeduras de serpientes, gracias a un financiamiento otorgado por el Banco Popular para la compra de un “liofilizador”, un equipo especial para la fabricación de los sueros antiofídicos.

Un “liofilizador” permite la producción de anti venenos pulverizados, lo que aumenta su vida útil y permite una mejor manipulación en el viaje a los diferentes mercados. Por ahora se producen en líquido, lo que requiere de una costosa línea de refrigeración continua para su mantenimiento.

Tal equipo está valorado entre los USD$800.000 y $900.000 y se está en negociaciones con dos empresas europeas, una coreana y otra estadounidense, para buscar la mejor oferta. El aparato será construido a la medida de las necesidades del ICP.

“En el Banco Popular apoyamos toda iniciativa que promueva la innovación científica para el mejoramiento de los productos. Al 2013 los créditos a empresas con componente innovador abarcan casi los ¢10 mil millones, principalmente del fondo de FODEMIPYME. En el caso del Instituto Clodomiro Picado, el país se coloca en los primeros lugares del desarrollo de medicamentos que salvarán vidas, tanto dentro como fuera de nuestras fronteras”, explicó Róger Conejo, Director de la Banca de Desarrollo del Banco Popular.

Actualmente el ICP exporta sus productos a Centroamérica, Ecuador, Nigeria y Papúa Nueva Guinea. Con la compra del “liofilizador”, se podrá establecer la comercialización de los sueros con Colombia, Venezuela, Paraguay, Burkina Faso, Ghana, Malí y la isla de Sri Lanka.

Problema de salud pública

Los accidentes ofídicos, producidos por mordedura de serpientes venenosas, están catalogados como un problema de salud pública en los países tropicales y calificados como una “patología desatendida” tipo III, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Las mordeduras se producen principalmente en trabajadores agrícolas de los países en vías del desarrollo. Según la OMS, cada año se registran cerca de cinco millones de mordeduras de serpiente y picaduras de escorpión en el mundo (mayoritariamente en África, Asia y América Latina), de las cuales entre un 50{35a9e689fde632ddc9e695173d9a729bbcb91113ec219093f35ff8ca4c3cd351} y un 75{35a9e689fde632ddc9e695173d9a729bbcb91113ec219093f35ff8ca4c3cd351} requieren tratamiento con sueros para prevenir el fallecimiento, una amputación o graves trastornos neurológicos.

“La producción de sueros antiofídicos del Instituto Clodomiro Picado ha mantenido una evolución progresiva desde el 2006, con la diversificación de productos para distintas regiones del mundo. El “liofilizador” permitirá dar un salto cualitativo, pues nos ayudará a aumentar la comercialización en África, Guatemala y Ecuador y expandirla a otros países. También abasteceremos a organizaciones como Médicos Sin Fronteras, que hacen una gran labor salvando vidas en lugares donde el accidente ofídico es muy frecuente”, detalló Alberto Alape Girón, Director del Instituto Clodomiro Picado.

El representante de la institución científica precisó que con esta máquina podrán aumentar su producción de lotes de 3.000 a 10.000 unidades.

El proyecto de compra del “liofilizador” será realizado por medio de la Fundación de la Universidad de Costa Rica para la Investigación (FUNDEVI), que promueve la labor investigativa de diferentes proyectos de la institución universitaria.

Con iniciativas como esta, el Banco Popular apalanca la innovación y el desarrollo tecnológico, que permite encaminar a Costa Rica por la senda del progreso científico.