Nandayure y Hojancha con posiciones destacadas por su desarrollo humano

Los expertos del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y la Escuela de Estadística de la Universidad de Costa Rica, encargados de elaborar el Índice de Desarrollo Humano (IDH) valoraron en forma muy positiva a los cantones de Nandayure y Hojancha, por mejorar sus condiciones en esperanza de vida, alfabetización y bienestar económico

En el caso de Nandayure el IDH consideró que sus cien mil habitantes, distribuidos en un área de 565.6 km cuadrados han mejorado su calidad de vida en los últimos años, lo que les valió colocarse en el puesto número 10 de los cantones del país y ser parte de la lista de los territorios más prósperos del país.

Por su parte los residentes en Hojancha se situaron en la posición número 14 de la lista de 81 cantones, al avanzar en tres dimensiones básicas: disfrute de una vida larga y saludable (esperanza de vida al nacer), acceso a la educación (alfabetización y tasa neta de matrícula educativa) y estándar de vida (bienestar material).

El buen posicionamiento de ambos cantones destaca porque estas condiciones eran muy propias de otras provincias y así lo indica el informe al señalar que, por primera vez en la historia del país, cantones fuera del Aran Área Metropolitana poseen Desarrollo Humano Alto. El tercer cantón que se “coló” dentro de la lista de los mejores 15 es San Mateo de Alajuela.

Los expertos calificaron como  “histórico” el caso de Nandayure y Hojancha que son ajenos a la Gran Área Metropolitana.

En el caso de Nandayure, tiene un IDH cercano al de España y de Finlandia, debido a la buena cobertura de salud y a una tasa de matrícula escolar y colegial casi perfecta, sumado a un bienestar económico aceptable (se mide mediante el consumo eléctrico per cápita).

Hojancha, con una población de 6.550 habitantes, tiene una esperanza de vida de 83 años y una tasa de matrícula perfecta en centros educativos y con un creciente índice de bienestar material.

A nivel nacional el Índice de Desarrollo Humano cantonal (IDHc) mostró una mejoría en las condiciones de vida entre 2009 y 2011, pero pese a ello las brechas entre cantones permanecen y limitan las posibilidades de las poblaciones menos favorecidas para llevar una vida mejor.