Ministerio de Salud procura recuperar liderazgo

La Ministra de Salud, Dra. María Elena López Núñez, ratificó la necesidad de devolverle a la institución el liderazgo necesario en las comunidades, mediante el establecimiento de alianzas con actores sociales y bajo un proceso de planificación fortalecido con participación social, que permeé todos los niveles de gestión.

Durante la presentación del informe de los primeros cien días, la ministra fue acompañada por su equipo de trabajo, la viceministra, Dra. María Esther Anchía Ángulo, y la Dra. Priscilla Herrera García, Directora General de Salud.

Los resultados de un diagnóstico elaborado a partir de informes de la Contraloría General de la República (CGR) y de la Auditoría Interna, el Taller de Análisis de la Estrategia de Cobertura Universal de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el análisis efectuado por las direcciones del Nivel Central, Regional y Local del Ministerio de Salud, fueron la base para delinear la gestión en la presente administración Solís Rivera.

La Dra. López dijo que tras el análisis, se identificaron cinco problemas prioritarios: Debilitamiento del liderazgo del Ministerio de Salud como institución rectora de la salud pública; Proceso de planificación desarticulado, desvinculado del presupuesto y que no incorpora la participación de actores sociales y de la comunidad; Recurso humano necesario para el ejercicio efectivo de la rectoría no es acorde en cantidad y calidad; Sistemas de información y plataforma tecnológica insuficiente y desactualizada, que no proveen información oportuna para la toma de decisiones; y baja capacidad de respuesta del Ministerio de Salud a las necesidades de los clientes internos y externos.

Asimismo, la Ministra de Salud, aprovechó para resaltar algunos de los logros alcanzados durante los últimos tres meses en los cuales ha estado al frente de la institución. “Intervenimos el sistema de Registros y salimos de la presa existente en alimentos y productos naturales. Además reactivamos Comisiones, para trabajar con diferentes actores sociales.

En este período debimos implementar las medidas preventivas necesarias para atender de manera oportuna las alertas por casos de chickungunya y ébola; así como reforzar el programa de control de vectores e impulsar la Secretaría Técnica de Salud Mental, para un abordaje integral del tema, en el cual ya tenemos un plan de trabajo e indicadores oficiales”.