La Educación y el Covid-19: desafío que atraviesan los estudiantes

OPINIÓN

* Dayanna Ramírez Gutiérrez

Con la llegada del covid-19, Costa Rica tuvo que enfrentar un gran desafío del cual no ha sido fácil poder darle frente, se tenía la esperanza de ver una mejoría en los últimos meses, sin embargo, la historia es diferente, por lo que es indispensable adaptarse a la nueva modalidad, esto para que las empresas e instituciones puedan tener mayor facilidad y comodidad de laborar desde casa, con el fin de no asistir de manera presencial y evitar contagios mayores.

{loadmoduleid 196}

Este virus ha causado grandes consecuencias a nivel internacional en los centros educativos, pero ¿cómo afecta esta pandemia a los estudiantes? Sabemos que para los estudiantes era una costumbre asistir de manera presencial a las clases con el fin de tener un mayor aprendizaje, sin embargo, se tuvo que cambiar esta modalidad gracias al covid-19 para que los estudiantes no se vieran afectados con esta enfermedad y así evitar numerosos contagios en el país.

Para los estudiantes ha sido difícil poder lidiar a través de una pantalla tratando de entender lo que su profesor les esté explicando, esto causa que los jóvenes entren en un cuadro de estrés y de frustración haciendo que su mente se bloquee completamente y no puedan entender la materia. También es importante mencionar que debido al cambio de modalidad muchos jóvenes prefieren dejar las escuelas y colegios y buscan otros caminos que no son adecuados para ellos. Los niños y jóvenes de bajos recursos se vieron afectados, ya que un 99% de los centros educativos públicos les brindaba alimentación y era su único sustento.

Los estudiantes de Costa Rica tuvieron un mayor impacto, ya que por ser un país pobre existe una gran desigualdad que en otros países pues estos últimos están mejor preparados para un aprendizaje en línea con estrategias que les brinda mayor facilidad. En nuestro país hay jóvenes que son de pobreza extrema y no poseen algún dispositivo electrónico, esto complica la situación del estudiante ya que no tendrá acceso a conectarse, como también existen estudiantes que sí poseen todo lo necesario para recibir clases y en algunos casos no lo valoran. por lo que es fundamental minimizar en la medida posible esta diferencia para evitar que los estudiantes tengan un efecto negativo en el aprendizaje.

Si bien es cierto, para los niños que tienen mayor dificultad de aprendizaje ha sido un desafío no solamente para ellos, sino también de los padres, al estar detrás de una pantalla es imposible que el estudiante pueda comprender la materia y quizá los padres no están capacitados para esto, por lo que se le dificulta ayudarle a su hijo con el aprendizaje. Desafortunadamente existen niños que no cuentan con el apoyo de sus padres, o ya bien el ambiente familiar no es el adecuado para que pueda aprender de manera correcta, esto provoca en los estudiantes una distracción que no pueda concentrarse y no tengan la necesidad de conectarse a sus clases. Todo este impacto negativo ha generado que algunos niños entren en crisis, causándoles daños mayores a su salud como por ejemplo depresión, esta enfermedad es mortal para los niños y jóvenes y en algunos casos puede causar la muerte.

Como conclusión es de vital importancia instar a los estudiantes a que no dejen sus escuelas y colegios, estamos atravesando un trago amargo a nivel internacional, ellos son el futuro del país y necesita de los jóvenes hoy más que nunca. Esta misión es de todos los centros educativos, minimizar el impacto negativo que la pandemia causó en los padres, profesores y estudiantes, buscando alternativas de aprendizaje para cada uno de ellos con la modalidad remota, y que se les brinde comprensión para que se sientan seguros y dispuesto de aprender y salir adelante dándole frente a la pandemia.

* Estudiante carrera de Administración de Empresas
Universidad Nacional, Sede Regional Chorotega