☏ +506 2671-2357 • ✉ [email protected]

Elementos filtrados por fecha: Lunes, 21 Junio 2021

Doña Virginia Moraga Bejarano, de 82 años, ni lo pensó cuando tuvo que aprender a lijar y pintar la panga que construye con otras 14 compañeras y socias de “Mujeres de Manzanillo en Desarrollo con su Cooperativa” (Mudecoop R.L.), de Manzanillo.

Ellas se armaron de valor, decidieron romper estereotipos y, gracias a un programa del INA, pusieron manos a la obra para aprender a construir pangas en fibra de vidrio.

Tras ganar unos fondos del PNUD para acondicionar el local de la cooperativa y el vivero de mangle, decidieron que querían invertir en una segunda panga para dar recorridos turísticos en el Golfo de Nicoya.

Ahí es donde entra el INA, gracias al docente Álvaro Gatjens, quien ejecutó este programa de 300 horas de duración. “Aprende uno bastante. El profe es muy estricto y así nos acostumbramos a hacer las cosas bien hechas”, indicó doña Virginia.

Maritza Obando Moraga, quien inició con la cooperativa, hace 21 años, asegura que esta fue una experiencia única. “Muchas de estas mujeres tenían años de no recibir clase y fue todo un reto porque no sabíamos ni por dónde empezar.  Este curso fue una bendición porque demostramos que sí podemos y a futuro queremos aprender a construir kayak para diversificar la oferta de tour”, dijo.

Según explicó la gerente de la cooperativa, Ana Cecilia Solís Ugalde, la próxima capacitación con el INA será “Cultivo de Camarón en Jaula”, ya que forman parte del programa “Impulso de la maricultura en pequeña escala en el litoral Pacífico”, del Parque Marino del Pacífico (PMP), la Universidad Nacional de Costa Rica (UNA), el Sistema Banca para el Desarrollo (SBD), el Instituto de Desarrollo Rural (INDER) y el Instituto Costarricense de Pesca y Acuicultura (INCOPESCA).

La idea es que en un futuro las socias de la cooperativa estén en capacidad de construir las jaulas flotantes, así como una plataforma para instalar un restaurante.  En todo ese proceso el INA les brindará la capacitación que requieran para que el proyecto se desarrolle con éxito.

Publicado en La Provincia
  • La LESCO es la lengua de la comunidad sorda, así establecido mediante la Ley 9822 Ley de Reconocimiento y Promoción de la Lengua de Señas Costarricense.

En este mes de junio, se creó oficialmente la Asociación de Intérpretes y Mediadores de la LESCO (ASIMEL), una organización nacional que busca promover la profesionalización de este trabajo y proteger los derechos laborales de quienes la ejercen.

También dentro de sus objetivos principales destaca la promoción del cumplimiento del derecho de acceso a la información de las personas sordas a través del trabajo de intérpretes y mediadores. Así como incentivar la formación en el área de la interpretación a LESCO, y no solo en el aprendizaje de la lengua.

Para el momento de su fundación, ASIMEL cuenta con una base de 16 asociados, dedicados a interpretar del español a la Lengua de Señas Costarricense (LESCO) y viceversa, cualquier espacio de información para hacerlo accesible para personas sordas.

“Estamos muy contentos de formalizar ASIMEL. Es una necesidad que teníamos desde hace cierto tiempo y el auge en el reconocimiento del derecho de acceso a la información a las personas sordas que se está dando en el país nos impulsó trabajar, desde hace aproximadamente un año, en agruparnos. ASIMEL nace como una manera de fortalecer la figura de la persona intérprete de LESCO, busca el respeto a sus derechos laborares y también concientizar sobre la necesidad de formación académica en esta área, ya que no toda persona que sepa LESCO puede ser automáticamente intérprete o mediadora, se necesita toda una formación especial”, aseguró Magaly Fernández, Presidenta de ASIMEL.

En Costa Rica, la Lengua de Señas Costarricense es el medio por el que personas sordas se comunican entre ellas y reciben la información. La LESCO es la lengua de la comunidad sorda, así establecido mediante la Ley 9822 Ley de Reconocimiento y Promoción de la Lengua de Señas Costarricense.

Además, esta ley establece como acto de discriminación el impedir a una persona sorda reciba información por medio de su lengua. Justamente, una de las herramientas que existe para evitar esa discriminación es el empleo de las personas intérpretes y mediadoras de la Lengua de Señas Costarricense. De esta manera, las personas sordas pueden tener acceso a información como noticias, capacitaciones, publicidad citas médicas y hasta entretenimiento como películas o series.

Actualmente ASIMEL agremia a 16 intérpretes o mediadores de la LESCO, pero busca crecer conforme avance en el país la formación académica en esta área.

Una de las principales problemáticas que enfrentan las personas dedicadas a la interpretación de la LESCO es que no cuentan con un marco normativo que regule su labor, así como no ser una carrera reconocida oficialmente por el Servicio Civil.

ASIMEL tendrá distintos comités que se dedicarán a la investigación y formación en diferentes áreas atinentes al trabajo de las personas intérpretes como la salud ocupacional, capacitación y actualización, ámbitos de la interpretación, derechos laborales y comunicación y divulgación. Quienes deseen integrarse a ASIMEL lo pueden hacer solicitando la información al correo electrónico Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Publicado en El País

Todos los derechos reservados © El Periódico Guanacaste a la Altura es una publicación de la empresa Cañas al Día Sociedad Anónina.