☏ +506 2671-2357 • ✉ [email protected]

Elementos filtrados por fecha: Viernes, 03 Diciembre 2021

Viernes, 03 Diciembre 2021 13:19

Aproximaciones a la poesía guanacasteca

Lic. Miguel Fajardo Korea
Premio Nacional de Promoción y Difusión Cultural
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.           

(Guanacaste/Moravia). - La literatura guanacasteca tiene como antecedente histórico la producción de la literatura popular (coplas, bombas, retahílas, tallas, cuentos o cuadros costumbristas). Los sabaneros y la peonada componen y declaman. Son poemas  anónimos, espontáneos, apelativos, de lenguaje directo, que se transmitieron oralmente, desde el contexto de la hacienda ganadera, en el siglo XVIII, hasta hoy. Con dicha literatura  adquiere vigencia el color local, el lenguaje vernáculo, la figura del sabanero y del campesino, lo pintoresco, el contexto rural o el acento geográfico idílico.

El folclore tiene espíritu epocal, se canta, se transmite, se recuerda. Los cuentos y romances populares, las coplas o la música regional, representan una afirmación de lo local, como una manera de conformar su acento diferenciador.

La poesía guanacasteca en el siglo XX, parte de un hecho trascendental: la Anexión del Partido de Nicoya a Costa Rica, el 25 de julio de 1824. Desde 1980 sostengo que el grito: “De la patria por nuestra Voluntad”  marca el nacimiento de conciencia de esta literatura, que hoy se desarrolla en la triangulación local, nacional y  global. La precisión semántica “De la patria por nuestra voluntad” permitió aglutinar los anhelos de todo un pueblo. En esa línea, se considera una frase  bisémica, que incluye los conceptos, patria y voluntad y, en opinión de Marco Tulio Gardela,  representa  “todo un poema en una frase de pedestal”.[i]

La temática empleada por la poesía guanacasteca escrita, precisa vías como el amor, la naturaleza, la historia, la soledad, la vida, la muerte, el misterio, el dolor, la paz, la familia, la deshumanización, Dios, la protesta social. Inserta, asimismo,  costumbres y tradiciones: sabanero, vaquiada, bailes, música; igualmente, los hechos sociopolíticos de la Anexión/incorporación del Partido de Nicoya, la participación en la Campaña Nacional, la presencia del Batallón de Moracia, el cercenamiento peninsular, la Confraternidad Guanacasteca; el índice socio-productivo de la hacienda ganadera y la explotación minera, En todos, se advierte un  compromiso de conciencia.

PROBAR" style="margin: auto; display: block;

Los creadores de la zona han encontrado en la incorporación de su registro lingüístico, un   distintivo para su discurso poético. Existe una vocación transparente por insertar términos regionales, con los cuales la poesía guanacasteca gana giros semánticos y estilísticos  propios. Ser guanacasteco es enorgullecerse de ello para perfilar un espíritu distintivo dentro del espacio regional, nacional o planetario.

Se desprende que los términos incorporados corresponden a diversas actividades socioeconómicas de la región: la hacienda ganadera, las formas de producción artística, las fiestas, la agricultura, la flora, la fauna, la actividad minera, entre ellas: sabanero,  espeque, guacal, bajura, fajina, parranda, vaqueada, pampa, huelenoche,  tinaja, llano,  hamaca, matapalo, coligallero, molinete, polaina,  surco, hacienda, marimba,  vaqueta, comal, toril, relinchar, quijongo, tonada, retahíla, baile, rodeo, talla, picada, tajona, galope,  arrecho,  cimarronero,  pilón, alforja, calabazo,  fogón, rancho, nimbuera, quijongo, carraca,  jícaro,  grito, barro y los populares  güipipía y uyuyuy bajura.

Los símbolos con mayor recurrencia: Dios, lluvia, sol, naturaleza, noche, sabanero. En otro orden: mujer, llano, hombre,  semen, semilla,   grillos, mar, animales, cosmos,  silencio,  sangre, raíz, fuego, piel, piedra, ojo, flor,  tierra,  luz, ríos, pájaros.

Mediante la poesía es posible reconocer los rasgos que fortalecen la identidad cultural del ser guanacasteco con una visión cosmovisionaria: trabajador, franco, amigo, benigno, fiestero, luchador, apasionado, respetuoso, decidido, pacífico, idealista, autóctono, sensible, orgulloso, extrovertido.

Se considera de interés señalar que algunos ven al guanacasteco como un ser empeñado en preservar sus raíces y transmitirlas, no obstante, se aduce que es abierto al contacto con otras culturas, sin embargo, desea conservar su propio universo, porque vivencia cuanto puede su vertiente cultural. Existe una clara conciencia de que existe un ser guanacasteco, heredero de una cultura chorotega, subalterna y marginada, que se lleva adentro y se materializa en su forma de hablar,  en una cadencia propia y  en una gastronomía basada en el maíz.

El guanacasteco es quien siente, vive, apoya y contribuye con el engrandecimiento del ser vernáculo mediante su cultura y perfila su espíritu dentro de un mundo de tradiciones y modos de ser. El auténtico guanacasteco debe enorgullecerse con la práctica de la guanacastequidad, definida por Marco Tulio Gardela como “el conjunto de características, símbolos, costumbres que conforman el ser guanacasteco, forjado en el cotidiano discurrir y en los acontecimientos trascendentales”. Gardela, Marco Tulio. Guanacaste, árbol poético. Universidad de Costa Rica, 1995: 22.

“Vivamos la Guanacastequidad” es un programa curricular, avalado por el Ministerio de Educación Pública de Costa Rica. Es decir, el guanacasteco inscribe su orbe, tanto humano como cultural, de un modo definido; comprende su realidad contextual y se muestra como partícipe de su herencia histórica, la cual tiene que defender de amenazas e incomprensiones.

Cada creador debe preocuparse por conocer los alcances en torno de su función artística, la que es valorada desde diversas perspectivas, a saber: 1. Mantiene viva la memoria colectiva. 2. Proyecta al ser humano en todas sus dimensiones. 3. Es vehículo de transformación cultural de los pueblos. 4. Es un medio de lucha contra la ignorancia y la pobreza. 5. Es un acto de goce personal, en su creación y recreación. 6. Actitud de reivindicación social, militante y comunicativa.

Se evidencia una diferenciación sostenida entre los creadores del período tradicional (idealización guanacasteca), con la incorporación de unidades como costumbres, tradiciones, el abordaje prototípico contextual, la hacienda ganadera como eje económico y el surgimiento de los arquetipos, producto de ese entorno. En este período, que comprende hasta la primera mitad del siglo XX, la actividad económica guanacasteca giró en relación con las actividades socio-productivas de hacienda ganadera. 

Publicado en La Provincia
PROBAR" style="margin: auto; display: block;

Todos los derechos reservados © El Periódico Guanacaste a la Altura es una publicación de la empresa Cañas al Día Sociedad Anónina.