Lunes, 13 Enero 2020 18:32

El desarrollo regenerativo, el camino necesario para salvar la humanidad Destacado

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Eduard Müller, Rector, Universidad para la Cooperación Internacional

Los recientes acontecimientos dejan clara señal que la humanidad debe cambiar su paradigma de desarrollo. Hemos roto récords de temperatura, de pérdida de glaciares, sequías prolongadas alternadas con inundaciones, de incendios y muchos otros. El sistema económico mundial sufre los embates de su insostenibilidad. La sociedad civil se ha organizado a lo largo del planeta en protesta de modelos políticos y económicos que se han alejado de la democracia y representan los intereses de unos pocos. El desarrollo sostenible, una esperanza válida hace treinta años, ya no es alcanzable, estamos obligados a regenerar el planeta, la economía y la sociedad.

El cambio climático ocupa los titulares, sin embargo, de acuerdo con el enfoque de los límites planetarios, no es el único desafío que tenemos. La pérdida de biodiversidad y el uso indiscriminado de fertilizantes presentan el mayor riesgo de perder el "espacio de operación segura para la humanidad", las condiciones requeridas para que las sociedades humanas se desarrollen y prosperen, basadas en los procesos biofísicos que regulan la estabilidad del sistema de la Tierra (Steffen, 2015). Parece increíble que hayamos perdido un 80% de vida natural en el planeta, mientras que el impacto de los fertilizantes logra pasar desapercibido de las discusiones mundiales. Por eso, hay una fuerte crítica a la agricultura comercial, que se considera, en estos momentos, el mayor enemigo de la vida como la conocemos. 

El mejor camino que nos queda es el desarrollo regenerativo, un enfoque holístico territorial que integra de manera transdisciplinaria el ambiente, la sociedad, economía, cultura, política y espiritualidad, con el fin de lograr un desarrollo enfocado al bienestar y a la recuperación de la salud planetaria que permita un futuro de bienestar para la humanidad. Pasa por la promoción de una agricultura regenerativa y una ganadería holística, que podrían incluso ser la mejor manera de sacar carbono de la atmósfera y colocarlo debajo de nuestros pies, en el suelo. Esta requiere también una reorientación hacia el desarrollo local, hacia una mayor participación de las comunidades en la gobernanza de sus territorios, generando economías locales que sean inclusivas para todos.

En UCI hemos desarrollado por más de 25 años un liderazgo en sostenibilidad y ahora lo hacemos en el desarrollo regenerativo a nivel mundial. Hemos sido pioneros en la incorporación de éste de manera transversal en nuestros programas académicos para preparar a los profesionales para enfrentar la realidad de cambio exponencial planetario y tecnológico en que nos hallamos, y generar soluciones reales a los grandes retos que tenemos por delante.

La virtualidad de nuestra oferta académica, la pertinencia de sus objetivos y contenidos en la realidad regional de Guanacaste, el enfoque de competencias (no solo de conocer, sino también, de hacer y, sobre todo de ser), las capacidades de negociación, escucha y solución de problemas están íntimamente incluidas en las Maestrías de Administración de Proyectos, de Gestión del Turismo Sostenible y de Gerencia de Programas en Inocuidad de Alimentos que hemos puesto a disposición de todas las personas que desean impactar, de forma relevante, el futuro de Guanacaste, de nuestro país y del mundo.

Queremos compartir con Guanacaste nuestra misión como universidad, que consiste en crear oportunidades innovadoras de educación, investigación y cooperación para el desarrollo de sociedades con ética universal. Para ello la asociatividad, la apertura, la actualización y la glocalidad (pensamiento global con acciones locales) son elementos que ponemos a disposición de hombres y mujeres de la provincia.

 

Visto 2823 veces
  • PROBAR

Todos los derechos reservados © Periódico Guanacaste a la Altura