Lunes, 06 Abril 2020 20:07

No bajar la guardia

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

COVID19

El mundo vive una de las peores pesadillas de la historia contemporánea: la propagación en todo el planeta de un virus originado en China y denominado COVID-19 que tiene como principales características una gran capacidad de propagación y un período de incubación estimado por estudios médicos entre 4,5 y 5,8 días, siendo la media de 5,1 días. Además, el 97,5 por ciento de las personas que desarrollen los síntomas, lo hacen dentro de los 11,5 días posteriores a la exposición.

Con estas estimaciones, los expertos señalan que el tiempo recomendado de cuarentena (14 días) es correcto, de ahí que el aislamiento obligatorio que se ha impuesto a las poblaciones no significa que el peligro desaparece, sino que, si se atiende esta recomendación, el virus no tendrá capacidad para propagarse.

Hay que reconocer que el Gobierno, representado en el Ministerio de Salud, la Caja Costarricense del Seguro Social, así como Ebáis, hospitales y el personal médico y de enfermería han demostrado en primer lugar que han sido muy eficientes en controlar esta epidemia y segundo un alto sentido de solidaridad. Ellos son los verdaderos héroes de esta guerra.

Hoy, Costa Rica se presenta como uno de los poseedores del mejor sistema de salud publica a nivel latinoamericano y mundial, y eso nos debe llenar de orgullo porque es el resultado de las garantías sociales logradas en la primera mitad del siglo anterior.

Lo que se ha hecho bien hasta ahora debemos continuarlo, es responsabilidad de cada uno de los ciudadanos acatar los protocolos establecidos: mantenerse recluido en sus hogares y salir solo para atender asuntos esenciales como comprar alimentos o medicinas.

También debemos continuar con las sencillas practicas de no socializar, mantener una distancia de metro y medio cuando se hace fila para adquirir bienes o servicios y el adecuado lavado de manos con agua y jabón.

Enfrentamos momentos muy duros: miles de trabajadores desempleados o con jornadas reducidas, miles de millones de inversiones realizadas en comercios, hoteles, servicios de transporte, desarrollos inmobiliarios y otras actividades actualmente paralizadas y que, por lo tanto, no generan ingresos para cumplir con las obligaciones crediticias.

Comprendemos que tales situaciones son difíciles de afrontar, pero debemos reconocer que lo prioritario es velar por la salud y la vida a nivel individual y colectivo, para que lo que los expertos denominan el “pico” de la pandemia pase y cuanto más pronto mejor, de manera que nuestros hospitales no se vean enfrentados a una oleada de enfermos que deben ser atendidos en las salas de cuidados intensivos.

Costa Rica ha sido un país privilegiado que no sabe lo que es sentir el “ácido” como lo han sentido otras naciones a nivel centroamericano, tal es el caso de Nicaragua, El Salvador u Honduras con las guerras y las “maras”.

Hoy nos toca enfrentar situaciones adversas que solo con el temple que podamos demostrar pueden ser superadas.

Confianza primero en Dios, segundo en nuestros gobernantes y tercero en cada uno de nosotros es lo que nos permitirá salir de esta difícil situación, que desde luego no acabará ni en julio, ni en agosto, ni en lo que resta del año, porque luego vendrá lo más difícil, la reconstrucción de nuestra economía, la recuperación de la confianza y poner la locomotora y todos los vagones sobre rieles para seguir avanzando.

Visto 2629 veces Modificado por última vez en Jueves, 09 Abril 2020 21:23
Más en esta categoría: « COVID-19
  • PROBAR

Todos los derechos reservados © Periódico Guanacaste a la Altura