• PROBAR
Martes, 17 Septiembre 2019 11:12

Un país singular Destacado

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Todas las naciones tienen sus propias maneras de ejercer la labor gubernamental y la forma en que establecen sus leyes y aplican sus controles en todas las áreas que conlleva la administración de un Estado.

Desde luego que las particularidades de cada gobierno en buena parte las aplica el gobernante de turno y en los países de América, por reducir el ámbito de análisis, es el presidente el que determina como vemos cada nación.

Por ejemplo, al Presidente de Estados Unidos, le encanta gobernar por medio de las redes sociales, los mandatarios de Nicaragua y Venezuela procuran destruir sus economías y reprimir a sus gobernados, en tanto que el mandatario de Brasil, pareciera empeñado en destruir la Amazonia y con esa decisión acelerar el cambio climático.

En Argentina la tendencia pareciera mantenerse girando en torno al Peronismo y el anti Peronismo. Sin embargo, todos estos países tienen algo en común: son gobiernos electos democráticamente.

Costa Rica dentro del contexto latinoamericano y centroamericano también tiene sus particularidades: desde hace casi dos décadas decidió abandonar el sistema bipartidista, que nos había gobernado, para adoptar un modelo multipartidista que en años recientes hizo que en la Asamblea Legislativa existan por lo menos diez fracciones parlamentarias.

Los resultados de las administraciones Solís Rivera, como Alvarado Quesada, sin duda tendrán que ser analizados a la luz de la historia, dentro de algunos años, pero hay que reconocer que presentan rasgos muy diferentes a la forma de gobernar de años atrás.

Una de las primeras acciones, por lo menos de la actual Asamblea Legislativa es su decisión de aumentar los impuestos, para enfrentar un peligroso déficit fiscal y atacar los privilegios que el sistema bipartidista autorizó o por los menos se hizo de la vista gorda para que se aprobaran pensiones de lujo, exorbitantes salarios para ministros y viceministros que gracias a las anualidades, dedicación exclusiva y otras granjerías han contribuido a crear casi que una casta y a aumentar la brecha social.

Por supuesto que los “bendecidos” del sector público, no quieren que se les toquen sus privilegios y en ello, los sindicatos se convierten en sus mecanismos para llevar a cabo una de las prácticas de presión más funestas como son las huelgas en los sectores educación, salud, transportes y otras actividades, y cuyo resultado recae por supuesto en los trabajadores, los estudiantes y los que requieren los servicios de salud.

Hay que reconocer que existe la intención de cambiar el modelo patriarcal que llevó al sector publico a gozar de condiciones y privilegios imposibles de aplicar en el sector privado y de luchar contra los evasores fiscales. Es claro que estas políticas no gustan y hacen impopulares a los partidos que las impulsan.

Se acercan las elecciones para elegir alcaldes en los 82 cantones y en los concejos de distrito y como resultado de este proceso esperaremos un cambio en la estructura de los gobiernos locales, donde de nuevo pareciera que existen alcaldes vitalicios con salarios estratosféricos y envueltos en algunos casos de corrupción.

De nuevo la presencia en el escenario político de Restauración Nacional, tendencia política que presentó una fractura, al menos en el Poder Legislativo, con la aparición de lo que denominan Nueva República podría conducir a cambios interesantes.

Visto 1215 veces Modificado por última vez en Martes, 17 Septiembre 2019 23:22
Más en esta categoría: « Sensatez ante todo
  • PROBAR

Todos los derechos reservados © Periódico Guanacaste a la Altura