Jueves, 11 Julio 2019 02:08

Sensatez ante todo Destacado

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

El país se vio convulsionado recientemente por una serie de bloqueos con la participación de transportistas y estudiantes, en comunidades de la periferia (Limón, San Carlos, Sarapiquí, Zona Sur) con un resultado muy perjudicial para la economía del país y un acrecentamiento de la crisis social, en la que vive sumida un alto porcentaje de la población.

Las demandas de estos dos grupos, muy diferentes entre sí, apuntaron a solicitar la renuncia del ministro de Educación, la moratoria de la aplicación del Impuesto al Valor Agregado por un plazo de seis meses, además de quince solicitudes con carácter de exigencias.

Para disolver los bloqueos organizados por un sector de los transportistas fue necesaria la intervención de la fuerza pública que recurrió al uso de gases lacrimógenos, por parte de policías antimotines, para garantizar el libre transito por carreteras que tienen una importancia estratégica para el comercio internacional.

Los resultados de tales manifestaciones, además de la salida de un ministro y la decisión (finalmente acertada) del presidente de la Republica de abrirse al dialogo con diferentes sectores: estudiantes, pescadores, agricultores, transportistas, etc., pareciera que se habrían logrado sin la necesidad de bloqueos de haberse aplicado una dosis de sensatez de parte del Gobierno.

Hay que reconocer la polarización en los sindicatos, cámaras gremiales, partidos políticos, grupos religiosos y la población en general desde que ocurrieron las manifestaciones sobre el recordado “Combo del ICE”, que se hizo más profunda con motivo de la discusión y posterior aprobación del Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos, los países centroamericanos y Republica Dominicana y que volvió a ahondarse con la huelga de educadores y la oposición a la discusión de la Reforma Fiscal.

Superar los problemas que ocasionan la existencia de una población tan dividida es muy difícil, pero se puede hacer esfuerzos para avanzar como nación como lo hacen otros estados.

Finalmente, la Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Publicas sobre el sector público, con su temible Impuesto al Valor Agregado (IVA), con todas las virtudes y defectos que tenga es una realidad que tenemos que enfrentar todos.

Solo el tiempo dirá si este instrumento es realmente eficaz para disminuir el déficit fiscal, mientras tanto le corresponde al equipo que nos gobierna buscar mecanismos para lograr la reactivación económica, reducir el desempleo y devolverle a los ciudadanos la seguridad que cada día se ve más amenazada.

No se vale que los sindicatos y otros grupos de poder recurran al mecanismo de cerrar nuestras vías de comunicación interrumpiendo el libre tránsito para todos los ciudadanos y estrangulando el comercio nacional e internacional.

Cada vez que ocurre un bloqueo en nuestras maltrechas y congestionadas vías se contabilizan pérdidas millonarias por la afectación a productos perecederos, la no asistencia de los asegurados a sus citas en clínicas y hospitales, así como por llegadas tardías o la imposibilidad de los trabajadores de llegar a sus lugares de labor.

Tal vez sea un poco iluso pensar que en poco tiempo los problemas logren resolverse, pero insistimos: es necesario aplicar el sentido común y la sensatez por parte del Gobierno Central, la Asambleas Legislativa y los funcionarios públicos en general, para avanzar en los ámbitos económico y social.

Es evidente que hay un atisbo de buscar soluciones con la actitud del Gobierno Central de abrirse al dialogo. No es esperable obtener milagros, pero es una actitud que merece ser reconocida.

Visto 3805 veces Modificado por última vez en Jueves, 11 Julio 2019 14:10
  • PROBAR

Todos los derechos reservados © Periódico Guanacaste a la Altura