Lunes, 12 Noviembre 2018 15:11

Huelga, devaluación y pobreza Destacado

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Nuestro país no deja de darnos sorpresas. En el transcurso de pocas semanas se presentan acontecimientos que en otras épocas tardaban meses y quizá años en incubarse y madurar provocando sus efectos en los diferentes estratos de la población.

Casos como la huelga convocada por los sindicatos del sector público, la devaluación y la triste noticia acerca de que el índice de pobreza creció y que la Región Chorotega, de nuevo, es considerada como uno de los territorios donde ese flagelo creció, nos conducen a pensar que existe una crisis subyacente que ya comienza a producir efectos nefastos en la estabilidad del país y que podría agravarse en los próximos meses, en caso de que no se tomen las medidas a tiempo.

En lo que respecta a la huelga de empleados, pareciera que los sindicatos siguen empeñados en destruir este país, no importa el precio que debamos pagar todos, e incluso ellos mismos. Por eso, faltan acciones prontas y concretas para evitar que los daños sean mayores.

Que los tribunales de Trabajo declaren lo más pronto la ilegalidad de los movimientos de huelga que sean considerados en tal situación y que se retengan los salarios de los empleados que no los merecen por haberse ausentado de sus puestos de trabajo.

Una huelga que cumple más de 60 días, que dejó el curso lectivo del 2018 en cuidados intensivos y cuyos resultados a largo plazo, los veremos reflejados en la formación de nuestros ciudadanos, tiene un precio incalculable desde el punto de vista económico y social.

También es urgente que el Poder Judicial, resuelva de una vez por todas las diferencias que mantiene con el Ejecutivo sobre la llamada reforma fiscal y decida si es necesaria una segunda votación que requiere 38 votos, o si del todo la salida es presentar otro proyecto. Esta medida podría poner fin a esta catastrófica incertidumbre que mantiene a los empresarios en espera de que ver cómo quedan las reglas de juego para volver a invertir, a producir y generar empleo y riqueza.

En materia de devaluación, el país ya dejó la zona de confort que consistía en que nuestra economía tenía un tipo de cambio que aumentaba poco y hacía posible importar y exportar sin mayores sobresaltos.

Cuando esta edición de GUANACASTE A LA ALTURA salga a la luz la devaluación mantendrá el valor de nuestro colon con respecto al dólar en una cifra superior a los seiscientos colones. Muchos pensaran y a mí ¿En qué me afecta la devaluación si no gano en dólares y si los tengo, más bien saldré a venderlos? Pues déjenos decirle que un tipo de cambio alto encarece todas las importaciones, comenzando por los combustibles que serán más caros, como más caras serán las medicinas, las materias primas, la maquinaria y equipos, y más colones habrá que desembolsar para pagar las deudas en esa moneda.

Los que sí deben sentir un alivio con el tipo de cambio del colón con respecto al dólar son los exportadores y los empresarios turísticos, pero en modo alguno esa ventaja de obtener más colones por dólar se trasladará a la totalidad de la población.

Por último, el tema más doloroso y que toca directamente a la población guanacasteca es la noticia difundida por el Instituto Nacional de Estadística y Censos, INEC, la cual indica que La Región Chorotega presentó una variación importante en cuanto a pobreza extrema al pasar de 5,9% en el 2017 a 8,8% en el 2018, según la estimación de la Encuesta Nacional de Hogares 2018 y que por otra parte, el mayor aumento en el nivel de pobreza, que no es extrema, sufrió una variación de 22,4% en el 2017 a 26,0% en el 2018.

Qué respuesta le puede dar el Gobierno a esta situación, en momentos en que tiene que lidiar por obtener ingresos frescos para pagar salarios, aguinaldos y honrar el pago de intereses por sus deudas. Tal vez los sindicalistas que nos han llevado a esta peligrosa aventura nos puedan dar una respuesta.

Visto 262 veces
Más en esta categoría: « Valores en caída libre

Todos los derechos reservados © Periódico Guanacaste a la Altura