Sábado, 11 Agosto 2018 05:44

Valores en caída libre Destacado

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Guanacaste a la Altura no puede dejar de lado hacer referencia a la problemática que enfrenta nuestra sociedad como un todo, ante el deterioro que presentan los valores que antaño caracterizaron a los costarricenses, entre ellos la honestidad, el civismo, el respeto a los valores religiosos, a los poderes establecidos y sobre todo a la dignidad de cada persona y la solidaridad entre ciudadanos independientemente de su condición social y económica.

Vemos con asombro, como desde un poder de la República tan importante como es el Judicial, se estén dando casos de corrupción tan evidentes y de tan descomunal proporción, derivados de la facilidad con que intereses espurios de las cúpulas que ostentan el poder económico como el político han permeado y convertido, casi en sus lacayos, a magistrados y funcionarios administrativos, para que en algunos casos ejecuten o dejen de ejecutar acciones que eviten el principio de justicia pronta y cumplida.

Asombra ver el potencial de los grupos de poder a la hora de hacer lobby en estos edificios de mármol que tanto nos impresionan, para buscar el favor de magistrados, a fin de que desaparezcan informes, o bien que el tiempo en su inexorable marcha haga que prescriban las causas en contra de estos interesados.

Por otra parte, conocer los privilegios que ostentan los magistrados y magistradas tales como sus salarios, sus pensiones, el asignarles vehículo con chofer que los traslade de sus hogares hasta su torre de marfil, protegidos de la vista de los ciudadanos por vidrios polarizados, han provocado un enorme malestar especialmente en las redes sociales.

Por lo menos este servidor y muchos ciudadanos desconocíamos las características físicas de las magistradas, por cierto atractivas y muy jóvenes, que incapaces de soportar el oprobio de ser sancionadas con una suspensión que conllevaba dos meses sin recibir salario, en uno de los casos, hasta ahora, se acogió a su pensión y olímpicamente dejó su expediente laboral ¿Limpio?

Igual decisión adoptó el Presidente de la Corte, dejándonos un sabor amargo frente a lo que debe ser un magistrado y que según la definición más sencilla que se puede obtener en Google es: “Funcionario público que ejerce un cargo administrativo o judicial y que se encarga de juzgar y hacer ejecutar lo juzgado. Este funcionario por lo tanto debe, ser imparcial (sin vínculos ni intereses con las partes involucradas al caso) e independiente (no puede ser influido por otros poderes)”.

Conocer la obscena magnitud de las pensiones que se otorgan en el Poder Judicial, en el Gobierno, las instituciones autónomas y las universidades ahora expuestas al escrutinio público, por medio de las redes sociales, desde luego que enfurece a la gran masa de trabajadores que tiene que trabajar durante décadas y hacer sus aportaciones para recibir una pensión, que con los recortes que se aplican, apenas y le alcanzará para llevar una vida de subsistencia, traspasado el umbral de los 65 o 70 años.

Pensiones de ¢135.000 para el trabajador promedio, de 80.000 colones como las del régimen no contributivo o de ¢0.000 colones para miles de jornaleros, nos llevan a concluir que vivimos en una sociedad de abismales diferencias de clase y en un entorno que por el déficit fiscal puede tornarse más sombrío.

Los privilegios y diferencias no son patrimonio exclusivo del Poder Judicial sino en general de todas las instituciones. Es lamentable que el trabajador del sector privado que produce y paga sus impuestos y cargas sociales tenga que soportar como un camello el peso de esa masa de funcionarios públicos que, con el respeto que nos merecen, no producen nada y que su labor es administrar bienes que se les han puesto en custodia y ofrecer servicios con prontitud y responsabilidad.

Vivimos en tiempos difíciles sin duda… y quizá sin esperanza que cambien. Tengamos cuidado, así es como las sociedades se desquebrajan y al final no les queda más camino que hacer una revolución a la francesa o quizá a la nicaragüense como la que tenemos muy cerca.

Visto 1436 veces Modificado por última vez en Sábado, 11 Agosto 2018 17:51

Todos los derechos reservados © Periódico Guanacaste a la Altura