☏ +506 2671-2357 • ✉ [email protected]

Viernes, 27 Octubre 2017 09:37

Metidas de pata en el país más feliz

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)
Metidas de pata en el país más feliz Metidas de pata en el país más feliz Periódico Guanacaste a la altura

La ingobernabilidad en nuestro país está alcanzando grados de especialización insospechados, quizá pocas veces registrados en América Latina, aunque el desencanto también parece haberse apropiado de otras naciones.
Esto viene al caso, porque en Ecuador han decidido postular como candidato presidencial a un burro “Don Burro” por el cual cualquiera que tenga acceso a las redes sociales puede votar con solo darle “Like” o “me gusta”.
Pero regresando a nuestra querida tiquicia donde ostentamos el titulo de ser uno de los países más felices del mundo y con una presidenta que ocupa uno de los lugares menos privilegiados en cuanto a aprobación de su gestión, las metidas de pata se han convertido en el pan nuestro de cada día, lo que provoca un alto costo social, económico y deterioro de imagen a nivel internacional.

Ya no es solo el caso de la trocha, el puente de la platina, el hueco de la autopista, el respectivo daño que provocó una grúa de gran tamaño en uno de los puentes Bailey, sino que ahora la ingobernabilidad, la falta de sentido común y las ocurrencias han llegado a permear hasta los supremos poderes de la República lesionado la independencia que deben tener estos, de acuerdo a la Constitución.
La no reelección del magistrado Fernando Cruz por parte de una mayoría de diputados de las diferentes fracciones parece ser el último ejemplo de que las cosas no andan bien en este país y que las decisiones se toman visceralmente antes que anteponiendo la razón, el estudio y la reflexión acerca de lo que más le conviene al país.
En estos días en que hemos asistido al enfrentamiento de dos poderes de la República, el Legislativo y el Judicial por cuestionamientos que se hacen a la Sala IV o Sala Constitucional, es cuando nos damos cuenta que la independencia de los poderes está consagrada en la Constitución y que más allá de ser letras impresas en un libro que ya ni se lee y mucho menos se estudia en los centros de educación secundaria, es un ingrediente esencial para nuestra democracia.
A pocos días de haberse producido la desacertada no reelección del magistrado Fernando Cruz, el Presidente de la Asamblea Legislativa se vio obligado a revisar todo lo actuado en este caso y declarar que la moción aprobada por algunos diputados no tiene efecto, por múltiples vicios y errores de apreciación, de estudio y de correcta aplicación de nuestras leyes.
Que la Sala IV se ha tomado atribuciones que en teoría le corresponden solo a la Asamblea Legislativa, puede ser cierto en algunos casos, pero la verdad es que sí ha dado excelentes resultados para poner freno a la indefensión de los ciudadanos ante leyes y actos que le lesionan directamente como el que la Caja no le recete a un paciente. el medicamento en el tiempo y la dosis oportuna o que la operación o el tratamiento fijado para dentro de dos o tres años, sea aplicada en el presente cuando dicho paciente tiene posibilidades de sobrevivir.
Que la Asamblea Legislativa opina que el accionar de la Sala IV debe ser revisado, también es una tesis válida por lo que elaborar un proyecto de ley es lo más conveniente.
Definitivamente que el sistema bipartidario que permitió el desarrollo de nuestra democracia por varias décadas pareciera que fue el mejor y esto es válido pensarlo, porque la proliferación de partidos representados en la Asamblea Legislativa ha desprestigiado su labor y ha entorpecido su función hasta llevarla a punto de cometer metidas de pata como la no reelección de un magistrado y la advertencia de que los magistrados deben plegarse a los dictados de la Asamblea y por rebote a los deseos del Poder Ejecutivo o más claro, de la presidencia y sus ministros.
A nivel internacional, nuevamente hemos quedado en ridículo, primero porque a la cacareada democracia se le han caído las estrellitas y hemos quedado en ridículo ante otras naciones de Latinoamérica, cuyos poderes judiciales y cortes se pronunciaron en apoyo a los magistrados costarricenses. También hemos perdido prestigio como país donde se supone que la inteligencia, unida a la felicidad que pregonamos debería diferenciarnos.

Visto 805 veces
Más en esta categoría: El primer año de Gobierno »

Todos los derechos reservados © El Periódico Guanacaste a la Altura es una publicación de la empresa Cañas al Día Sociedad Anónina.