☏ +506 2671-2357 • ✉ [email protected]

Elementos filtrados por fecha: Miércoles, 05 Enero 2022

  • Modelo seleccionado se ha utilizado exitosamente en oficinas de Correos de España e Italia.

Correos de Costa Rica planifica la compra de 15 triciclos eléctricos para incorporarlos a su flotilla de trabajo durante el primer semestre del 2022.

Se trata de vehículos con una capacidad de carga que supera en un 200% a las motocicletas que se utilizan para la distribución de paquetería, así como un mayor cilindraje y estabilidad.

Geovanni Campos, gerente de Logística, explicó que “conforme Correos de Costa Rica ha ido creciendo, hemos visto cómo la paquetería se ha incrementado y también ha aumentado el tamaño de esos paquetes que tenemos que distribuir”.

Es así como la Empresa se ha visto en la necesidad de adaptar su flotilla a esta nueva realidad.

“Hemos hecho un estudio importante de mercado para conocer y traer a Costa Rica modelos de transporte que sean adaptables al volumen que estamos manejando”, agregó.

El modelo seleccionado es un triciclo eléctrico cuyas características lo hacen apto para ser utilizado en áreas urbanas. Oficinas de Correos de España e Italia ya los usan para la distribución de paquetería, por lo que existen referencias positivas de su uso en la industria postal.

La adquisición de esas unidades está pendiente de autorización de presupuesto extraordinario de la Contraloría General de la República.

Prácticas, económicas y sin contaminación

La experiencia con las 45 motocicletas eléctricas que actualmente circulan por diferentes zonas del país ha sido satisfactoria, aseguró Campos.

“Desde Correos de Costa Rica hemos dado un paso trascendental al unirnos a la estrategia del gobierno central del Plan Nacional de Descarbonización, con la creciente incorporación de tecnología verde en los medios de transporte utilizados para la distribución de paquetería”, comentó.

Las unidades cero emisiones se encuentran destacadas en Centros de Mensajería tanto del Gran Área Metropolitana como de centros urbanos en las 7 provincias.

Su rendimiento ha cumplido las expectativas y la inversión ha generado un importante ahorro de combustible. En promedio, cada motocicleta eléctrica reduce el impacto ambiental equivalente a 500 litros de gasolina al año.

Durante el 2020 se realizaron 224.400 eco entregas en todo el país, mientras que para el 2021 suman aproximadamente 1.055.000 entregas con vehículos cero emisiones.

Datos de Correos de Costa Rica indican un ahorro anual de más de 17 millones de colones con el uso de las motocicletas eléctricas, al no consumir combustibles fósiles. 

Empresa analiza nuevas opciones de transporte eléctrico

Durante el último año la Gerencia de Logística se ha dado a la tarea de analizar las opciones existentes en el mercado de vehículos para trabajo con tecnología eléctrica, con el propósito de sustituir busetas y camiones de combustión normal por unidades cero emisiones.

Estos vehículos son utilizados para trasladar la carga de forma masiva desde los principales centros logísticos hacia las sucursales y centros regionales de distribución en todo el país. 

“Hemos iniciado un proceso técnico de investigación para conocer qué hay en el mercado que nos permita trasladar esta tecnología verde hacia nuestros medios de transporte con que movilizamos toda la paquetería”, afirmó Campos.

De esta manera la Empresa reafirma su compromiso con el Plan Nacional de Descarbonización, adaptando paulatinamente sus operaciones al propósito de reducir al máximo el impacto ambiental.

Publicado en El País
  • De acuerdo con la Defensoría, el planteamiento de la Cooperativa atenta contra los derechos humanos y no existen argumentos sólidos por los cuales plantea una rebaja únicamente para abonado de media tensión del sector comercio de -30% y deja que el sector residencial asuma un costo del 8%.

La Defensoría de los Habitantes presentó una oposición técnica a la intención de la Cooperativa de Electrificación Rural Guanacaste de incrementar las tarifas eléctricas a parir de la presentación de gastos por liquidación de los años 2019 y 2020, y por fijación ordinaria para los periodos 2022 y 2023.

La audiencia pública se realizó este lunes, la Defensoría de los Habitantes luego de analizar el expediente hizo una serie de observaciones técnicas para que sean revisadas por la Autoridad Reguladora de Servicios Públicos (Aresep).

En su exposición la Defensoría indicó que el planteamiento hecho por la Cooperativa en la solicitud de incremento atenta contra los derechos humanos y no existen argumentos sólidos que demuestren las razones por las cuales plantea una rebaja únicamente para abonado de media tensión del sector comercio de -30% y deja que el sector residencial asuma un costo del 8%.

En el estudio queda en evidencia que la petición carece de información y sustento técnico, por lo que se solicita a la Aresep rechazar esa pretensión de ajuste hasta tanto la cooperativa presente toda la información que justifique dicha aplicación. Por ello, este órgano defensor le solicita a la Aresep revisar el planteamiento de la cooperativa y rechazar la solicitud de acuerdo a los artículos 12 y 32 de la Ley de la Aresep.

En cuanto a la solicitud de liquidación de los periodos 2019 y 2020, la Defensoría advirtió a la Aresep que revise el rubro de gastos debido a que se encontraron aspectos que no guardan relación con lo autorizado por el ente regulador en su oportunidad. Ejemplo es el caso de alquileres que tiene una variación del 3331.5% de lo presupuestado. También se debe revisar la cuenta de pólizas, gastos de asamblea, capacitaciones, entre otras.

Publicado en La Provincia
  • Donación transferida al Proyecto, declarado de interés nacional por decreto ejecutivo de 2019, permitirá fortalecer inventario de la biodiversidad del país. 

El proyecto de identificación de la biodiversidad de Costa Rica “BioAlfa” recibió una donación de $1 millón por parte de la Fundación Walder en Chicago, el Centro de Genómica para la Biodiversidad (CBG por sus siglas en inglés) de la Universidad de Guelph, Canadá (CBG), y de un donador privado de Canadá.

Con estos recursos, Bioalfa -declarado de interés nacional en 2019 por decreto ejecutivo Nº 41767- podrá financiar los estudios correspondientes a todos los insectos colectados en un año y la generación de los códigos de barra, enriqueciendo el inventario costarricense y acercando al país a la implementación de información nacional propia, aseguró Ángela González, directora de la Comisión Nacional de Gestión de la Biodiversidad (CONAGEBIO).

Por su parte, Rafael Gutiérrez, director ejecutivo del Sistema Nacional de Áreas de Conservación (SINAC) detalló que este inventario fue iniciado en el 2019 por el SINAC en parques nacionales y áreas silvestres, con la facilitación de la Oficina Técnica de la Comisión Nacional para la Gestión de la Biodiversidad (CONAGEBIO), capacitando a los guardaparques y administradores sobre el proceso de atrapar y clasificar los insectos de cada lugar.

Las trampas son unas carpas similares a una tienda de acampar con la puerta abierta y cada una puede atrapar entre 10 mil y 100 mil insectos por año en un recipiente de etanol (Imagen adjunta).

Desde entonces se tienen cientos de miles de muestras de insectos congeladas, las cuales no han sido posible analizar e identificar por falta de presupuesto. El costo del proceso de laboratorio es de $1 cada insecto y se realiza en el CBG de la Universidad de Guelph, Canadá.

Esta situación se logrará solventar ahora con la donación del millón de dólares entregada al proyecto BioAlfa por la Fundación Walder -entidad que invierte en la innovación científica y la sostenibilidad ambiental, entre otras áreas–, la Universidad pública de Guelph y un donador privado canadiense.

Bioalfa

La iniciativa BioAlfa -facilitada por los biólogos estadounidenses Daniel Janzen y Winnie Hallwachs, Área de Conservción Guanacaste y Fundación de Parques Nacionales (FPN)-  es apoyada por la CONAGEBIO) y el SINAC.

El objetivo del proyecto es fortalecer el desarrollo científico en materia ambiental, dar a conocer e identificar la biodiversidad silvestre de Costa Rica, fundamentalmente su taxonomía,  biología y ecología. En ese sentido, pretende inventariar por medio de códigos de barras de la vida toda la biodiversidad silvestre multicelular de Costa Rica, ya sea en áreas silvestres, agrícolas o urbanas.

Al ser declarado de interés nacional por el gobierno, en 2019, ha permitido contar con la colaboración de muchas instituciones y organizaciones públicas y privadas.

Asimismo, ha facilitado a científicos costarricenses descubrir nuevas especies a lo largo de la historia del país, usando técnicas de “barcoding” (lectura de ADN) que estará disponible para cualquier usuario y fácilmente accesible en la internet.

Toda la información generada por BioAlfa será integrada en la Plataforma para la Gestión del Conocimiento y la Información de la Biodiversidad, también declarada de interés público para Costa Rica.

Publicado en El País

Todos los derechos reservados © El Periódico Guanacaste a la Altura es una publicación de la empresa Cañas al Día Sociedad Anónina.