☏ +506 2671-2357 • ✉ [email protected]

Elementos filtrados por fecha: Miércoles, 22 Julio 2020

  • Constancia puede ser presentada en forma digital o física a las autoridades.
  • Decreto establece obligatoriedad de presentar el carné institucional o empresarial.
  • En el caso de personas trabajadoras independientes, deberán portar y presentar un documento físico o digital de respaldo sobre sus labores.
  • Medidas regirán a partir del 1° de agosto.

A partir de este 1° de agosto, todas las cartas de excepción a la restricción vehicular sanitaria deberán ser actualizadas y tendrán una vigencia de dos meses contados a partir de su fecha de emisión.

Una vez transcurrido dicho plazo, la carta deberá renovarse para garantizar su validez, según el decreto 42485-MOPT-S.

Asimismo, se autoriza al portador a presentar a las autoridades de tránsito dicho comprobante en físico o digital. También, se establece la obligación de presentar el carné institucional o empresarial, adicional a la carta de excepción.

Por otra parte, en el caso de las personas trabajadoras independientes, deberán portar y presentar un documento físico o digital de respaldo sobre sus labores o la actividad ejercida que justifique su movilización en alguna de las franjas horarias que están establecidas como restringidas.

Estos ajustes se realizan con el fin de mejorar el cumplimiento de las medidas sanitarias de restricción vehicular y facilitar el trabajo a las autoridades encargadas.

Estas disposiciones se establecen de acuerdo al decreto 42485-MOPT-S, el cual reforma los decretos ejecutivos 42253-MOPT-S del 24 de marzo de 2020, 42295-MOPT-S del 11 de abril de 2020 y 42484-MOPT-S del 17 de julio de 2020.

La movilización de las personas a distintos sitios aumenta las posibilidades de transmisión del COVID-19, y por ese motivo hay una restricción vehicular para mitigar el contagio.

Estas nuevas disposiciones se informan casi dos semanas antes de la entrada en vigencia del plazo para que las empresas y personas trabajadoras independientes puedan contar con el tiempo suficiente para realizar las modificaciones anunciadas.

Machote para elaborar la carta:

Publicado en El País
  • Casos nuevos reportados en Guanacaste: Nicoya 3, Santa Cruz 1 y Hojancha 1
  • Costa Rica llega a un total de 12.361 casos confirmados

Este miércoles 22 de julio en el país registran 550 casos nuevos de COVID-19, para un total de 12.361 casos confirmados, con un rango de edad de cero a 99 años. Se trata de 5.471 mujeres y 6.890 hombres, de los cuales 8.812 son costarricenses y 3.549 son extranjeros.

Se contabilizan casos positivos en 81 cantones.

Por edad: 10.066 adultos, 690 adultos mayores y 1.496 menores de edad, 109 se encuentran en investigación.

Se registran 3.322 personas recuperadas en 79 cantones. Los casos recuperados tienen un rango de edad de cero a los 96 años, de las cuales 1.462 son mujeres y 1.860 son hombres, por edad tenemos: 2.611 adultos, 143 adultos mayores, 504 menores de edad y 64 se encuentran en investigación.

285 personas se encuentran hospitalizadas, 50 de ellas en cuidados intensivos con un rango de edad que va de los 26 a los 83 años.

 

Datos diarios (nacional, cantonal y hospitalizaciones): https://bit.ly/3hIMPk4

Disponibles para descarga: https://bit.ly/2UYCtCM

Publicado en El País

El Ministerio de Salud reportó, este miércoles 22 de julio, tres fallecimientos por COVID-19; con estos tres fallecidos el país llega a 71 en total desde que inicio la pandemia.

Del total de fallecidos 27 son mujeres y 44 hombres, con un rango de edad de 23 a 94 años.

Detalle de los fallecidos reportados hoy:

1- Mujer de 45 años, costarricense, vecina de San José. Se encontraba internada en el Hospital San Juan de Dios, siendo diagnosticada el 15 de julio. Padecía de sobrepeso, y enfermedad pulmonar obstructiva crónica.

2- Hombre de 84 años, costarricense, vecino de Alajuela. Se encontraba internado en el CEACO, siendo diagnosticado el 15 de julio. Además de la edad como factor de riesgo era extabaquista.

3- Hombre de 64 años, costarricense, vecino de Heredia. Se encontraba internado en el CEACO, siendo diagnosticado el 9 de julio. Padecía de hipertensión arterial.

Publicado en El País

Entrevista al Dr. Miguel Ángel Quesada Pacheco, lingüista, investigador y Premio Magón 2014

El lenguaje y las formas particulares de hablar, son expresiones de la cultura. Talvez, por ser la forma natural y cotidiana de comunicarse, son poco reconocidas como parte relevante del patrimonio cultural inmaterial de los pueblos.

En Guanacaste la cultura se manifiesta en la parte oral del lenguaje, en múltiples y particulares expresiones de sus pobladores; en palabras relacionadas con un oficio, como puede ser el del sabanero, el boyero o el agricultor guanacasteco; en algunas expresiones vinculadas a las actividades del campo, e incluso, al paisaje; y en las tradiciones orales, como bombas y retahílas.

Un buen ejemplo son las bombas y retahílas, como las del coplero Farid “Pilón” Mena, las que, además de ser manifestaciones culturales, en ellas se puede escuchar las particularidades del habla de la región.

“El habla de Guanacaste se distingue del resto del país en cuanto a la pronunciación, algunos rasgos gramaticales, y, sobre todo, respecto del léxico, que en buena medida la acercan más al habla de los países del norte centroamericano que al habla del Valle Central”, expresó Miguel Ángel Quesada Pacheco, lingüista, investigador, miembro de la Academia Costarricense de la Lengua, de la Academia de Geografía e Historia de Costa Rica y premio Magón 2014.

El destacado lingüista, quien incluso publicó el libro El Español de Guanacaste, definió entre los rasgos más característicos la aspiración de la letra s que hace que pronunciar lah casah, por las casas, por ejemplo; el ceceo o pronunciación de s como z en Bagaces, Cañas y parte oriental del Golfo de Nicoya; la conservación de “rr” al pronunciar carro y perro, la r final, como en comer y dormir y cuando se pronuncia tres, cuatro o maestro, tan diferente a cómo se escuchan en el Valle Central. También mencionó las variaciones en los hiatos para decir Mariya, en vez de María, o sía por silla; así como un uso generalizado del voseo.

Respecto al léxico, Quesada destacó el uso de palabras referentes a la cultura local como: alaste, bajura, tanela, arroz de maíz, Cartago (perdona proveniente fuera de la provincia), chicheme, contil, la interjección ¡cho!; por ejemplo, sin dejar por fuera el riquísimo vocabulario sabanero. “Todo esto hace de la provincia de Guanacaste un área etnolingüística prácticamente autónoma y diferente del resto del país desde sus orígenes hasta nuestros días”, concluye.

Inclusive, en sus investigaciones logró determinar que en la región no existe una única forma de hablar, sino que hay diferencias. “Según mis pesquisas, noté una línea divisoria que va más o menos por Belén, donde se puede hablar de una zona dialectal norte (Liberia, Bagaces, La Cruz) con mayor acercamiento al habla de los países centroamericanos, y la Península de Nicoya (Santa Cruz, Nicoya, Carrillo y los demás) más cerca del habla de los puntarenenses. Por otra parte, hay islotes o enclaves donde el habla que se maneja se acerca muchísimo a la del Valle Central, como en las Juntas de Abangares, Nandayure, Hojancha; lo cual responde a la emigración de colonos, por ejemplo, de San Ramón y Palmares”, acotó.

Señaló que el español guanacasteco se conformó por estratos, según acontecimientos históricos de diferentes épocas. Así pues, influyó el contacto con Panamá, desde sus orígenes hasta inicios del siglo XVIII; propiciado por el comercio mediante el Camino de Mulas. No obstante, es del contacto con Nicaragua y el resto de Centroamérica, de donde viene la mayor parte de los rasgos culturales del habla guanacasteca y particularmente las palabras de origen náhuatl o azteca, como "guanacaste" (árbol), que luego le da nombre a la provincia.

Además, mencionó el contacto con el Valle Central a raíz de su incorporación al territorio costarricense. Según Quesada, principalmente durante el siglo XX el habla guanacasteca se ha visto sometida a las modas lingüísticas del resto del país.

"Muchos rasgos fonéticos característicos de la zona se están debilitando a favor de la pronunciación del Valle Central; el habla de los jóvenes de las principales ciudades de la provincia se acerca cada vez más a la vallecentraleña. Es exactamente lo que Marco Tulio Gardela, en su Diccionario de guanacastequismos define como "acartagarse": adquirir lo guanacasteco las características del Valle Central", subrayó el lingüista.



Fuente: Relaciones Públicas - Centro de Patrimonio Cultural

Publicado en La Provincia
PROBAR" style="margin: auto; display: block;

Todos los derechos reservados © El Periódico Guanacaste a la Altura es una publicación de la empresa Cañas al Día Sociedad Anónina.