☏ +506 2671-2357 • ✉ [email protected]

  • PROBAR

Elementos filtrados por fecha: Viernes, 01 Mayo 2020

OPINIÓN

En la década de 1940 bajo el gobierno de Rafael Ángel Calderón Guardia, en Costa Rica se inició la implementación de una serie de reformas sociales, con el objetivo principal de responder a necesidades que tenía la población en ese momento. Es ahí en donde se da la creación de la Universidad de Costa Rica (1940), con el fin de brindar una educación superior en el país, crear profesionales en diferentes áreas y asimismo aporten su conocimiento a la sociedad. Actualmente ofrece carreras en el ámbito salud, artes y letras, ingenierías, ciencias sociales, entre otras. Otra de estas creaciones, que es de gran importancia para nuestro país, es la Caja Costarricense de Seguro Social (1941), la cual fue creada con el propósito de dar una mejor condición de vida a los costarricenses.

Con el paso de los años el Estado costarricense ha realizado diversos aportes a estas instituciones, con el objetivo de lograr un mejor desarrollo en el país, dichos aportes permiten que Costa Rica tenga uno de los sistemas de salud y educación más consolidados en América Latina y reconocidos en el mundo.

Las instituciones antes mencionadas, en conjunto con otras universidades públicas como la Universidad Nacional y el Tecnológico de Costa Rica (TEC) han sido de mucho valor en la implementación de distintas medidas, soluciones a enfermedades, realización de medicamentos, artefactos, entre otros, y en diferentes situaciones que se presentan diariamente, casos que no se presentan tan frecuente y que muchas veces no estamos

preparados para enfrentar como lo es la pandemia mundial del Covid-19, por la cual estamos pasando, virus que ha causado miles de contagios, muertes y hospitales colapsados en muchos países.

Pero, ¿en qué acciones se ve reflejada la importancia de estas instituciones en momentos de una crisis como la actual?

La Caja Costarricense de Seguro Social, el Instituto Clodomiro Picado (ICP) el cual pertenece a la Universidad de Costa Rica, Universidad Nacional, Inciensa y otros han trabajado en un suero contra el Covid-19, el cual consiste en obtener de los pacientes recuperados de dicho virus su plasma, este pasa por una serie de procesos para así elaborar la dosis y que sea aplicada por la Caja Costarricense de Seguro Social a las personas que lo necesiten, pero para esto es necesario que dichas personas recuperadas quieran donar.

También trabajan otro posible tratamiento con el mismo objetivo, pero se obtiene de caballos, y se da con la idea de no depender de las donaciones de plasmas de las personas recuperadas, además que de estos animales se puede extraer una mayor cantidad, este pasaría por un proceso, el cual se resumen en la siguiente imagen:

Para evitar que las personas salgan de sus casas, especialmente quienes padecen de enfermedades crónicas y adultos mayores se les envía-lleva sus medicamentos hasta el hogar, esto ha sido posible por medio de una alianza de la CCSS y Correos de Costa Rica, la UNA también colabora con esta iniciativa.

El TEC, otra universidad pública de educación superior en Costa Rica elaboró el diseño de caretas para el personal médico, diseños que fueron aprobados por la CCSS, y han sido implementados por otras empresas para reproducir este dispositivo y la elaboración de respiradores artificiales, lo que resulta de mucha importancia, puesto que este virus en muchas ocasiones hace que las personas presenten graves problemas de respiratorios y necesite del uso de un respirador artificial.

Las acciones mencionadas anteriormente son algunas de las muchas que se han ido desarrollando en la situación actual que nos encontramos, han sido posible gracias al sistema de salud y de educación con el que contamos, con el que somos privilegiados en comparación a otros países que no cuentan con nuestras mismas herramientas y capacidad en el momento de afrontar una crisis. Sin importar que tanto esfuerzo dediquen las instituciones públicas para salir adelante, es obligación de nosotros como sociedad acatar las directrices que se emitan, a pesar de no estar acostumbrados al escenario en el que nos encontramos, es necesario un pequeño esfuerzo en conjunto, ayudándonos unos a los otros para poder salir adelante.

Mariela Aguilar Flores /Estudiante Administración
Universidad Nacional, Sede Regional Chorotega, campus Liberia

  • Entre textos 2

Publicado en La Provincia
  • Colocando el interés del país en el centro de toda propuesta, el jerarca impulsará la unión de esfuerzos y voluntades para enfrentar los retos que impone la pandemia del COVID-19.
  • En ese contexto, dijo que priorizará acciones para continuar garantizando la atención integral sanitaria a toda la población, proteger a las personas más vulnerables afectadas por la crisis e impulsar la reactivación inmediata y a mediano plazo de la economía.

Al asumir este 1 de mayo como ministro de la Presidencia, Marcelo Prieto Jiménez abogó por un intenso diálogo efectivo y ágil que permita a todos los sectores colocar el interés nacional y el resguardo de la gente en el centro de toda propuesta.

“La pandemia nos impone la unidad, acuerdos, enrumbar las convergencias. Son tiempos de diálogo, de tender puentes hoy más que nunca. Necesitamos de todos y todas para sacar al país adelante”, exclamó.

Expresó estar convencido de que Costa Rica saldrá fortalecida de la crisis generada por la pandemia provocada por Covid-19, “como ya lo estamos demostrando con nuestro talento humano científico y con nuestra seguridad social, partiendo de que el resguardo de la gente es la máxima prioridad”, subrayó.

Tras indicar que el presidente Carlos Alvarado le ha pedido una labor enfocada en “mucho trabajo, unión y esperanza”, anunció que enfocará su trabajo en tres ejes de acción que le permitirá al país unir esfuerzos y voluntades para enfrentar los retos y desafíos que impone la pandemia del COVID-19.

Atención sanitaria. El primer énfasis es el sanitario, es decir, seguir avanzando en la ruta trazada, colocando en el centro de las decisiones los criterios científicos y técnicos, que permitan la atención integral de todas las personas sin exclusiones y evitar la saturación de los servicios de salud.

“En este eje es urgente un diálogo y una ruta sostenible para garantizar que nuestra seguridad social tenga el financiamiento necesario y oportuno”, reflexionó Prieto Jiménez.

Reforzar las políticas de los ingresos y el sustento de las familias. En este segundo eje, Prieto considera que es urgente seguir garantizando que las personas más vulnerables no se vean arrinconadas por la falta de recursos y puedan solventar sus necesidades de alimentación y manutención.

“Nos enfrentamos a un gran desafío que es la informalidad, y se requiere la creación de política pública ágil que sea inclusiva para estas personas que buscan su sustento en este sector”, subrayó.

Reactivación económica inmediata y a mediano plazo. “El gran reto para todos los sectores políticos, económicos, sociales y productivos es construir acciones para la reactivación económica inmediata y a mediano plazo que incluyan la inversión en obra pública, acceso al crédito y recuperar el tejido productivo que se ha visto fuertemente comprometido por la pandemia”, enumeró el titular de la Presidencia.

El ministro Prieto reiteró que la Asamblea Legislativa, cada diputado y diputada; los sectores sociales, económicos, productivos, laborales y de todas las regiones del país “encontrarán en este funcionario público alguien abierto a la escuchar. Vengo a unir y no a dividir, respondiendo al mandato del Presidente Carlos Alvarado de ejercer una labor enfocada en mucho trabajo, unión y esperanza”, concluyó.

  • Entre textos 2

Publicado en El País

Al 1 de mayo se registran seis nuevos casos de COVID-19, para un total de 725 casos confirmados, con un rango de edad de uno a 87 años. Se trata de 346 mujeres y 379 hombres, de los cuales 651 son costarricenses y 74 extranjeros.

Se contabilizan casos positivos en 62 cantones de las siete provincias, sumándose Golfito a la lista de cantones con casos positivos por COVID-19. Por edad: 649 adultos, 38 adultos mayores y 38 menores de edad.

Se registran 355 personas recuperadas en 52 cantones, con un rango de edad de uno a los 86 años, de las cuales 174 son mujeres y 181 son hombres, por edad tenemos: 320 adultos, 20 adultos mayores y 15 menores de edad.

A este momento se han descartado 8.849 personas.

Se registran seis lamentables fallecimientos, todos hombres con un rango de edad de 45 a 87 años.

16 personas se encuentran hospitalizadas, de las cuales siete de ellas se encuentran en cuidados intensivos con un rango de edad de los 57 a los 75 años.

A hoy se han procesado un total de 13.529 muestras.

  • Entre textos 2

Publicado en El País
  • PROBAR

Todos los derechos reservados © El Periódico Guanacaste a la Altura es una publicación de la empresa Cañas al Día Sociedad Anónina.