Viernes, 08 Febrero 2019 05:14

Recordando a Camilo Reyes Destacado

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)
Recordando a Camilo Reyes La plaza de toros de Liberia lleva el nombre Camilo Reyes en honor al valiente montador.

Escrito por Alex Huertas Soto

Un 7 de enero, una tragedia bañó de sangre la Plaza de la Agonía en Liberia, ubicada al costado Norte de la Ermita de Liberia, un miércoles víspera de las fiestas liberianas, se probaban o daban gratis para el pueblo, la monta de algunos toros que se jugarían en las fiestas a iniciar a partir del jueves y terminando Domingo a media noche.

Un toro traído de la finca Las Trancas, matrero según los entendidos, esperaba fiero, listo en el bramadero a que le soltaran el falso.

Es 7 de enero de 1936 día fatídico en que Camilo Reyes siguiendo la tradición de mostrar su hombría en lomos de un animal, monta a quien sólo segundos después le arrebataría su vida.

El pueblo quien desde la barrera y el tablado fue testigo de aquella tragedia, observó horrorizado cuando Camilo aún en lomos del toro, se resistía a caer, mientras degollado por los cachos recién desmochados, abrieron la herida mortal que brindó aquel lúgubre espectáculo de dolor e impotencia, al ver agonizar aquel hijo del poblado de Liberia, querido y respetado por su familia, sus amigos y compañeros de trabajo.

Los músicos de la Banda Liberiana, aún sin salir de su asombro continuaban ejecutando la parrandera, mientras Camilo Reyes entregaba su alma en manos del Señor.

Víspera de las fiestas y en cada puerta y ventana de madera abierta de par en par, la gente comentaba de la hazaña de Camilo y la bravura de aquel animal.

Noche de vela, de comentarios, de vino de coyol... Y llega el jueves, primer día de fiesta, el cortejo fúnebre acompaña a Camilo hasta su morada final.

12 medio día y las bombetas que anuncian la entrada del ganado que es llevado a pie por Calle Real, logran que los Sabaneros se hagan presentes para arrear el ganado hasta la Plaza de la Agonía, donde a las 3pm, aún en medio de la tragedia ocurrida, las Fiesta de Toros debía de continuar.

A los descendientes de Camilo, este es un sencillo homenaje que rindo a la memoria del Guayacán que se convirtió en leyenda y a aquellos que por sus venas corre parte de la sangre derramada aquel fatídico día de 1936.

Visto 370 veces Modificado por última vez en Viernes, 08 Febrero 2019 17:19

Todos los derechos reservados © Periódico Guanacaste a la Altura