Estación de I&D de Semillas de Bayer en Cañas renueva su Certificación de Carbono Neutro

  • También ha sido galardonada con la Bandera Azul en su planta de proceso y sus dos fincas de cultivo e investigación.
  • En sus 27 años de operación mantiene su objetivo de producir semilla certificada de algodón para que los agricultores en EE.UU obtengan los mejores rendimientos.

Motivo de orgullo y satisfacción para más de 50 trabajadores de la Estación de Semillas de Bayer en Cañas, es la renovación de su Certificación de Carbono Neutro otorgado por el Ministerio de Ambiente y Energía (MINAE), esto como resultado de mantener, por espacio de seis años, un detallado monitoreo y cálculo de las emisiones de gases de efecto invernadero, acompañado con medidas para reducir el impacto ambiental en más de 300 hectáreas destinadas a la producción de semillas de algodón, tanto en su planta de proceso en Cañas como en las fincas situadas en la Palma de Abangares y en Chomes de Puntarenas.

“Estamos orgullosos de renovar nuestra certificación como empresa Carbono Neutro y que, junto con nuestro equipo de colaboradores, sigamos trabajando para transformar radicalmente los sistemas agrícolas actuales por medio de prácticas de una agricultura regenerativa que se centra en proteger la salud del suelo para mitigar el Cambio Climático, mejorar la calidad de vida de las poblaciones rurales y proteger la biodiversidad” declaró Adrián Vargas, Gerente de la Estación de I&D de Semillas de Bayer en Cañas.

Semillas de calidad

La misión de la Estación de colaborar con el programa fitosanitario de semillas de exportación, bajo la marca Delta Pine que demanda el mercado estadounidense está respaldada por diez años continuos de investigación, en los que juega un papel determinante Ignacio Vega, encargado de la Estación de Investigación y Desarrollo de Semillas.

Gracias a este riguroso proceso se garantiza una trazabilidad genética de las diferentes líneas de semillas, como resultado de aplicar un exhaustivo control y selección, desde que se recolectan las motas de algodón en el campo hasta la obtención de semillas certificadas y fibra de calidad, destinadas a la exportación.

Innovación

El interés de Bayer por medio de su Estación de I&D de Semillas apunta a la innovación y para ello, en la finca situada en Chomes, ha instalado un amplio conjunto de casas malla (invernaderos con ambiente controlado) con el fin de obtener semillas de algodón convencional (no transgénico) de calidad, proyecto que está a cargo del Ing. Adonay Zúñiga Centeno.

Bajo estos invernaderos se siembra semilla en bandejas, para obtener una planta de la cual se extraerá una sola semilla, que será sembrada sucesivamente hasta obtener una línea que tendrá cualidades excepcionales en rendimiento y sobre todo con un excelente paquete tecnológico en cuanto control de plagas, requerimientos de agua y fertilizantes.

Aunque el proceso es muy complejo y prolongado de explicar, el Ing. Adrián Vargas lo resume en términos de fútbol como reclutar un conjunto de jugadores categoría mosco o mini mosco, que tras un proceso de selección pasen a la categoría infantil, posteriormente a la categoría juvenil, a fin de obtener uno o varios jugadores con condiciones excepcionales, para ser exportados a las ligas más competitivas del mundo.

Sin duda, el proceso de investigación y producción de semillas certificadas de algodón, tutelado por Bayer para garantizar a los agricultores estadounidenses excelentes cosechas, que dio inicio en 1997 en Cañas, continuará desarrollándose e incorporando nuevas tecnologías, tanto en investigación como protección ambiental, además de aportar mano de obra y generación de divisas en beneficio de Guanacaste y el país en general.