Eliminarán señal que dejaba sin salida a vecinos en Playa Brasilito

  • Ingeniería de Tránsito tomo el acuerdo el pasado 31 de octubre luego de que la comunidad expresara su molestia.

La Dirección General de Ingeniería de Tránsito (DGIT) tomó la decisión de eliminar una señal de “No Hay paso” en la comunidad de Playa Brasilito para sustituirla por otra de “Ceda el paso” en un sector aledaño al recién inaugurado puente sobre el río Zapote.

Luego de que se concluyeran las obras de ese puente la DGIT, con la venia de la Municipalidad de Santa Cruz, colocó la señal de “No hay paso” en una calle que comunica el barrio El Pastor –y otras comunidades- con la ruta nacional 180. Esa decisión de la DGIT dejó en estado de aislamiento a unas 300 personas.

En vista que era imposible transitar por esa calle los pobladores debían tomar una calle alterna de unos dos kilómetros por caminos en pésimo estado y; además, cruzar dos quebradas para conectar nuevamente con la calle 180. La imposibilidad del paso ocasionaba que se podía entrar al citado barrio, pero la salida debía realizarse por otra calle sumamente deteriorada debido a la falta de mantenimiento por parte de la Municipalidad de Santa Cruz.

Sin embargo, en el oficio DVT-DGIT-OR-L-2023-550 del 31 de octubre de 2023 firmado por el Ing. José Miguel Calvo Espinoza, Encargado de la Oficina Regional de Liberia de la DGIT, esa entidad indicó que “para la solución provisional del problema … se habilita la salida de vehículos de calle El Pastor, pero tomando como referencia geométrica las dimensiones de ancho de la calle por ser únicamente para el paso de un vehículo, se coloca una señal reglamentaria de “Ceda el Paso” R-1-2, 50 metros antes de la intersección de la Ruta Nacional N° 180 para los vehículos que salen de la calle en mención, teniendo prioridad de paso los vehículos que ingresan, además eliminar la señal vertical de “NO HAY PASO””.

Piden revisar linderos

La Presidenta de la Asociación de Desarrollo Integral de Playa Brasilito (ADI-Brasilito), María Rosa López, señaló que la disposición de la DGIT es un primer paso para solucionar “un problema que afectaba a mucha gente y perjudicaba a negocios como hoteles y cabinas que generan empleo”.

“Era inaudito que solo se podía entrar al lugar, pero que para salir había que dar un vueltón como de dos kilómetros por vías cantonales en sumamente maltrechas; por ejemplo, en época de lluvias las dos quebradas que existen ahí se desbordan y entonces es casi imposible pasar. Ahora lo que corresponda es que la Municipalidad se ponga la pilas para mejorar el estado actual de los caminos alternos”, acotó López.

Además, para la dirigente comunal es necesario que la Municipalidad de Santa Cruz revise los linderos de la calle de acceso a la ruta 180 debido a una posible invasión del derecho de vía que redujo a solamente 4,20 metros el ancho de calle imposibilitando la a circulación en doble vía.

La nota de la DGIT señala que en una visita al lugar realizada el pasado 11 de octubre, el Ing. Maykel González Lazo se verificó que actualmente los vecinos de la calle mencionada solo tienen un sentido de circulación; el cual es de ingreso por dicha calle, en sitio hay una señal vertical que limita la salida hacia la Ruta Nacional N° 180.

“Por los que los vecinos para poder salir deberían de usar otro punto que tiene acceso a la Ruta Nacional N° 180, pero actualmente se les dificulta la salida por ese otro punto, debido a que los vecinos deben pasar por dos quebradas…con los aguaceros de la temporada, las quebradas crecen, lo que dificulta el paso por ese sector y los vecinos solo cuentan con el acceso que se ubica contiguo al puente sobre el Río Zapote, sobre la calle el Pastor”, relata la comunicación de la DGIT.

El reporte de la DGIT explica que Municipalidad de Santa Cruz debe realizar las gestiones necesarias, para que se mejoren los pasos por las vías alternas para que los habitantes y visitantes de la zona puedan contar con otro acceso alterno, especialmente porque en ese sector existen instalaciones que son de uso turístico (cabinas, hoteles y restaurantes, entre otros), además, en una eventual emergencia se dificulta el acceso a vehículos de servicios como bomberos o ambulancias.