Denuncia contra escuelas de surf ilegales se presentó hace tres meses

  • Un documento formal se entregó en noviembre pasado en la Municipalidad de Santa Cruz con copia al Ministerio de Trabajo, a la Policía de Migración y a la CCSS; sin embargo, autoridades permanecen sin actuar.

El 29 de noviembre del año pasado un grupo de 15 instructores de surf de Playa Tamarindo entregó una denuncia formal ante la Municipalidad de Santa Cruz contra escuelas de este deporte que funcionan al margen de las regulaciones legales en esa visitada playa de ese cantón de Guanacaste.

La nota se hizo llegar a la Policía Municipal de Santa Cruz y al Departamento de Patentes, además, a la Policía de Migración y Extranjería, al Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS) y a la Inspección Laboral de la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS).

Durante los últimos meses en Playa Tamarindo han aparecido ciudadanos extranjeros en condición migratoria irregular y; por lo tanto, sin permiso de trabajo ofreciendo clases aprender a surfear competencia desleal que ha quitado fuentes de empleo a los empresarios locales ticos y a los emprendedores nacionales.

En el caso de la citada playa de Santa Cruz –donde funciona la Asociación de Instructores de Surf de Playa Tamarindo (AISPT)- unos 50 costarricenses laboran como profesores del deporte de las olas que genera otra gran cantidad de fuentes de trabajo en sectores como: tiendas de artículos, transportes y alimentación, entre otros sectores.

No obstante que el 29 de noviembre pasado se puso en conocimiento de la Municipalidad, de la Dirección de Migración y Extranjería, de la CCSS y del MTSS, a la fecha ninguna de esas instituciones ha actuado en contra de la proliferación de foráneos ejerciendo labores remuneradas sin cumplir con la legislación costarricense.

Sin respaldo legal

En la nota enviada el 29 de noviembre se indica que “estas escuelas de surf no se encuentran inscritas en la Municipalidad de Santa Cruz y no cuentan con los permisos comerciales correspondientes”.

“La gran mayoría de las personas que se denominan instructores de surf, son personas extranjeras, que han ingresado en el país en condición de turistas y que no cuentan con los permisos legales para laborar en el país. Estas escuelas de surf y los instructores operan al margen de la ley pues no cuentan con pólizas de riesgos y no cumplen con las obligaciones propias de la seguridad social cuando contratan personal a tiempo completo”, señala el documento.

En la misiva los firmantes indican que las escuelas de surf que operan al margen de la ley ponen en riesgo la integridad física de los visitantes nacionales y extranjeros debido a que carecen del personal idóneo para ejercer esta actividad de una manera segura y responsable.

El turismo de surf y la enseñanza de este deporte se ha constituido en uno de los mayores atractivos para la llegada de turistas internacionales quienes visitan el país atraídos por la gran cantidad de playas aptas para la práctica de este deporte.

“Costa Rica es el hogar de algunos de los mejores y más populares destinos de surf en el mundo. Mucha gente visita este pequeño país solo para experimentar una ola específica”, indica la página www.travelexcellence.com