Concejo Municipal de Hojancha se opone a cultivo de maíz transgénico

Los miembros del Concejo Municipal de Hojancha acordaron en forma unánime, declarar a su cantón libre del cultivo de maíz transgénicos y otros cultivos que atenten contra las semillas criollas de Hojancha, Guanacaste y el país en general y decidieron comunicarlo a los consejos municipales de todo el territorio, así como a la Cámara de Industria y Comercio, Ministerio de Agricultura y Ganadería, Grupos Ambientales y Asamblea Legislativa.

Con esta declaratoria el gobierno local quiere darle a los productores del cantón, y a la sociedad costarricense, el respaldo a la conservación, rescate y protección de las variedades de semillas criollas en nuestra región.

El Concejo Municipal de Hojancha también consideró oportuno instar a todas las municipalidades del país a declararse libres de transgénicos y hacer llegar el acuerdo a la Comisión Técnica Nacional de Bioseguridad.

Consideraciones

Los ediles hojancheños tomaron en cuenta la preocupación externada por diversos sectores civiles, profesionales y académicos de Costa Rica, en relación con la solicitud presentada por las empresas “Semillas del Trópico” y “DPL semillas” ante la Unidad de Organismos Genéticamente Modificados del Servicio Fitosanitario del Estado del Ministerio de Agricultura, para que se apruebe la siembra de 35 hectáreas de variedades de maíz transgénico (Maíz MON-88017, Maíz MON-89034, Maíz MON-603 y Maíz MON-00863-5) en el Pacífico Norte del país.

También tomaron en cuenta que Hojancha representa un sitio de gran importancia en la riqueza de las distintas variedades de maíz criollo, donde sobresalen el maíz amarillo, blanco y pujagua, además de la gran diversidad de bocadillos y platillos que derivan de este cultivo tradicional en nuestra región.

Añadieron que es evidente que en este caso debería privar el interés por los agricultores y consumidores, antes de favorecer intereses particulares de unas pocas empresas, que desean manejar el mercado de semillas.

El posible riesgo de contaminación con polen del maíz transgénico, en las variedades de maíz criollo que siembran nuestros productores. Lo anterior debido a que el cultivo del maíz es una planta de polinización abierta y su parte femenina y masculina necesitan de insectos o factores ambientales como el viento para trasladar el polen hasta la parte femenina de la planta, para que se produzca la mazorca de maíz.

Que los cultivos transgénicos están dominados por pocas empresas que manejan el mercado de semillas, a través de patentes comerciales donde buscan obtener un ingreso económico por el proceso de selección de mejores variedades de cultivos.

Estas variedades presentan la particularidad de que la segunda generación del cultivo no es uniforme, es decir solo la primera generación del cultivo es uniforme y presenta buenos rendimientos. Esta situación genera una dependencia de la semilla comercial para los productores al no poder utilizar la misma semilla para volverla a sembrar y necesitan comprar constantemente la semilla.