Bosque del Volcán Arenal es restaurado por ingeniero estadounidense

  • Se trata de la restauración en uno de los ecosistemas más complejos del planeta.

Deforestación, extinción de especies, aumento en las sequías e incendios forestales y nuestra sobredemanda de recursos naturales a casi 2 planetas por persona por año (NatGeo, 2022) por parte de los más de 8 billones de personas que habitamos el planeta, es la realidad en la que vivimos. La Tierra tiene la capacidad de producir recursos naturales necesarios y de absorber los residuos que se generan, tales como las emisiones de carbono, sin embargo, estamos sobrepasando su capacidad, consumiendo nuestro futuro y el de las demás especies. Y, ¡no tenemos un Planeta B!

Los bosques son la memoria histórica de las generaciones que nos han antecedido. En Costa Rica, entre 1940 y 1950, la cobertura de bosques estaba entre un 72 y un 75%, sin embargo, la acción humana hizo que en 1987 esta cifra pasará a ser solo un 21% (FONAFIFO, 2010). Según los últimos registros existentes contamos con un 52,38% y se aspira a llegar al 60% -según las metas del Plan Nacional de Descarbonización-. Pero ¿quién está detrás de la historia de recuperación de estos bosques?

Reserva Oasis Reforestation, un extraordinario modelo de restauración de ecosistemas en zonas bajas en Costa Rica

David Reuland, de nacionalidad estadounidense e ingeniero de profesión, luego de observar el impacto ocasionado por la deforestación a nivel global y específicamente en Costa Rica, buscó una nueva forma de vida, totalmente diferente, en verdadero equilibrio con la naturaleza, enfocada en proteger y preservar las especies nativas y animales e inspirar a otras personas a tomar acción, no solo para reforestar, sino para devolver al bosque el nivel de complejidad que tenía antes de ser talado y demostrar que el modelo puede ser económicamente viable comparado con tener agricultura o ganadería tradicionales.

En 2002, cuando tenía 36 años, David realizó una visita a Costa Rica y fue cuando decidió pasar de la visión a la acción, tras observar y estudiar el importante impacto de la deforestación en la flora y la fauna de los ecosistemas. Soñó con la posibilidad de restaurar una tierra altamente degradada para convertirla en un ecosistema funcional, concretamente en el bosque tropical de tierras bajas, uno de los ecosistemas más complejos del planeta. Su carrera como ingeniero le permitió económicamente iniciar su proyecto. Y fue así como comenzó una de las mayores aventuras de su vida.

David ha probado que un terreno severamente deforestado y degradado se puede restaurar y transformar en un ecosistema significativo en un número razonable de años, y que se puede convertir en un banco vivo de flora y fauna nativas y en hogar para un diverso número de especies que ahí habitan y visitan. El proyecto también ha inspirado e influido en un número significativo de personas de los alrededores para que planten y transformen sus sistemas de producción hacia unos más sostenibles.

Ubicada en las faldas del Volcán Arenal, en Costa Rica, Reserva Oasis Reforestation es el resultado de una idea concebida en 2002 para determinar si se podían restaurar tierras agrícolas y de pastoreo deforestadas y agotadas severamente y rodeadas de otras zonas mayoritariamente deforestadas, de forma que se recreara un ecosistema significativo. No se trata de una simple reforestación, sino de un proceso basado en una profunda investigación, liderado y financiado por una persona desde marzo de 2002. En el diseño de esta restauración de bosque se han seleccionado y plantado manualmente más de 12.000 árboles y palmeras, y también plantas, enredaderas, bromelias y orquídeas para unirse a los fragmentos degradados de bosque semi primario que quedaban junto a los ríos y en las lomas que no se utilizaban para la agricultura.

Hoy el bosque contiene unas 350 especies de árboles y palmeras nativas, entre ellas un número importante se encuentra en peligro de extinción, y este Oasis es un corredor biológico y hogar de 33 especies de mamíferos, 14 de ellos en poblaciones reducidas o en peligro de extinción, incluidas las 6 especies de felinos de Costa Rica. Aún más destacable es que, en términos generales, Reserva Oasis Reforestation alberga unas 100 especies incluidas en la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), entre ellas mamíferos, aves, plantas, reptiles y anfibios. Se trata de un cambio asombroso en una zona que carecía de espacios seguros para que la fauna habitara, transitara y se alimentara sin peligro. Hoy esta «isla de la estabilidad» ha recuperado su equilibrio natural y es un oasis vivo, con toda su cadena trófica. La visión de David, y puesta en acción en 2002, se ha transformado ahora en un exuberante y complejo ecosistema de tierras bajas.

En el camino, David se ha convertido en un especialista en la flora y fauna del bosque tropical de zonas bajas. Èl conoce a fondo las especies, las cuida y observa su aspecto, su crecimiento, floración y ha documentado con extrema precisión todo el proceso de restauración, en este hogar para las especies, al que ha dado el nombre de: Reserva Oasis Reforestation, parte de su macro proyecto OASIS FORESTS, y que a su vez suma unas 400 hectáreas en total que protege, en su firme compromiso por ser una de las personas que vive realmente en armonía con la naturaleza.

«Desde niño soñé con una forma de vivir de forma sostenible con la naturaleza. En 2002 tuve la idea de restaurar una propiedad profundamente degradada a su génesis. Ahora, se trata de una restauración forestal extremadamente diversa en las tierras bajas de Costa Rica, una isla de estabilidad» dice David Reuland, propietario de la Reserva Oasis Reforestation / OASIS FORESTS; y añadió: «Investigué a fondo – ya que empecé sin conocimiento sobre los bosques de la zona – y encontré el terreno adecuado. Estimé que reponiendo la cantidad y diversidad de flora -tal y como era antes de ser deforestada- se podría recuperar un ecosistema en un tiempo razonable. Es económicamente viable en comparación con la agricultura o la ganadería tradicionales».

David Reuland en Reserva Oasis Reforestation

David y las personas que han colaborado en el proyecto han sembrado más de doce mil árboles y palmeras nativas, así como una innumerable cantidad de plantas y enredaderas, en promedio unas 600 por año, es decir, 2 cada día durante 22 años, y han sido seleccionados y plantados cuidadosamente y de forma manual. Hoy este Oasis es el hogar de más de 350 especies, de las cuales un gran número se encuentran en peligro de extinción. Entre ellas, las palmeras tienen un rol fundamental en la producción de grandes cantidades de alimento para la fauna. Reserva Oasis Reforestation cuenta con una de las principales colecciones de palmeras nativas de las tierras bajas del Caribe, actualmente con unas 34 especies nativas, y tiene uno de los principales viveros privados de palmeras nativas de la zona, para producir más de las especies existentes y cultivar las que faltan, protegerlas y reproducirlas.

«Reserva Oasis Reforestation busca recuperar la diversidad y complejidad característica de un bosque tropical de las tierras bajas del Caribe, uno de los ecosistemas más complejos del planeta. Sumaremos nuestro conocimiento a este esfuerzo tan loable al generar una colección viva de palmas tropicales nativas para favorecer su conservación, investigación, y apreciación por parte de las comunidades locales» Gerardo Avalos, catedrático de Ecología Tropical de UCR

En el proceso de restauración de equilibrio del bosque, los pájaros, murciélagos, animales, insectos, viento y agua se encargan de potenciarlo, mediante la dispersión de las semillas, ahora desde Reserva Oasis Reforestation y también Reserva Oasis Virgen / OASIS FORESTS -el otro proyecto de David-, hacia las zonas circundantes. Este proceso aumenta drásticamente cada año que pasa, beneficiando a los fragmentos de bosque cercanos y sus especies.

En Oasis hoy habita el impresionante Hércules -el escarabajo (Dynastes hercules)-, también se encuentra el Ojoche o Ramón (B. Alicastrum) que cuenta con pocos registros en el país. Aquí también hay un perfume particular, del árbol Guayaba de Mono (Posoqueria latifolia) y una nueva especie de enredadera, que esparce su intenso aroma por el bosque.

Pero si los árboles hablaran, quien puede contar la historia de esta transformación es una Corteza amarilla (Tabebuia ochracea), que ha sido testigo de la restauración de su propio ecosistema desde 20025; antes solo, ahora vive acompañado de una gran cantidad y diversidad de árboles y otras especies y cada marzo llena los suelos con su flores.

Floración de Corteza Amarilla

Información del ecosistema restaurado:

  • Localización: Faldas del Volcán Arenal, La Fortuna de San Carlos, Costa Rica
  • Deforestado en: 1966 (estimado), para agricultura extensiva y pastoreo
  • Inicio del diseño del proyecto de restauración: 2002
  • Primeros 1.000 árboles sembrados: 2005
  • Extensión: 11 hectáreas
  • Árboles y palmeras sembradas: más de 12.000
  • Diversidad de especies: 350 especies de árboles (24 en peligro de extinción) y palmas, 33 mamíferos (14 especies con poblaciones reducidas o en peligro de extinción)
  • Un estimado de más de 100 especies incluidas en la Lista Roja de la UICN, incluyendo mamíferos, aves, plantas, reptiles y anfibios
  • 14 animales en peligro de extinción o con poblaciones reducidas que visitan la reserva

¿Qué sucede en el sistema natural cuando una especie falta?

Debido al impacto que ocasiona el ser humano sobre la naturaleza, las especies se ven amenazadas hasta llegar a su extinción local. Cuando una especie falta en el ecosistema éste se degrada y las especies invasoras impiden el crecimiento de semillas y esto afecta a todo el ecosistema. Se necesita la mano del ser humano para restaurar las especies localmente extintas.

«Reserva Oasis Reforestation es el mejor proyecto de restauración que he visto: estructuralmente funcional, documentado, con una amplia colección de palmeras nativas, una lógica de enriquecimiento ambiental real y enfoque educativo. En conjunto con Reserva Oasis Virgin formarán parte de BIOTA, una plataforma que permite a personas propietarias de bosque crear activos digitales de los servicios ecosistémicos generados en sus fincas” indica Mario A. Piedra, Director Ejecutivo de FUNDECOR, una destacada ONG costarricense con más de 32 años de experiencia en la gestión forestal sostenible y la conservación en Costa Rica.

¡Todo está interconectado! Los seres humanos somos una especie más en el sistema ecológico

¿Cuáles son los cambios que se observan en Reserva Oasis Reforestation, después del proceso intensivo de restauración?

  • Las especies han regresado: Es hogar y alimento para una gran cantidad de mamíferos, incluyendo las 6 especies de felinos de Costa Rica, aves, murciélagos, insectos, serpientes y otros reptiles, e insectos, que a su vez ayudan con la dispersión de semillas por la zona y la polinización
  • Existe un banco de semillas vivas: Es un vivero vivo, con un número importante de especies de palmeras y árboles en peligro de extinción
  • La temperatura se ha regulado, debido a que la sombra ha sustituido al sol en el terreno
  • La calidad del aire se ha transformado, mediante la captura de carbono
  • Suelos fértiles y control de la erosión
  • Se ha regulado el ciclo del agua y su disponibilidad: Las dos quebradas que atraviesan la propiedad se encuentran protegidas y existe más cantidad y calidad de agua para el sistema
  • Es un oasis para el conocimiento científico y de gran valor educativo

¿En qué se ha convertido Reserva Oasis Reforestation?

Hoy este ecosistema restaurado es un centro de estudios e investigaciones, un sitio que resguarda el material genético de una gran cantidad de especies y una de las razones por las cuales el turismo está regresando a la comunidad de Agua Azul, dado que es el principal bosque con flora y fauna. Es un espacio de esperanza e inspiración que contribuye con futuros proyectos de gran alcance.

Sostenibilidad económica ¿Cómo se genera esto?

Parte de la sostenibilidad es que el bosque sea sostenible financieramente en el tiempo. Esto se genera a través de diversos incentivos económicos que apoyan a las personas propietarias de bosque en Costa Rica; la visitación de turistas y también los productos que genera el bosque que pueden ser comercializados.

¿Qué siente usted cuando está en el bosque y qué le inspira a actuar?

La mayoría del tiempo, principalmente en núcleos urbanos y semiurbanos -donde el consumo se ha convertido en una regla de vida- no recordamos cuál es la fuente de todo lo que consumimos, ni sabemos quién protege estos recursos. El ser humano puede dejar una gran huella positiva regresando a su fuente y, al restaurar espacios naturales, generando múltiples beneficios, bienes y servicios, denominados servicios ecosistémicos o ambientales, retomando de esta forma la génesis y la importancia de vivir en una relación simbiótica en nuestro planeta.

Un bosque no es simplemente un grupo de árboles, pero, por un árbol y un sueño se empieza. La visión y caso de estudio vivo de David de 2002 se ha transformado en una realidad, hoy es un exuberante sistema ecológico y ejemplo a nivel nacional e internacional. La Reserva Oasis Reforestation demuestra el poder de la acción positiva del ser humano para recrear un ecosistema de bosque tropical, ya reproducido y generar así múltiples beneficios para todos.

El momento para actuar es hoy. Las palmeras, árboles, plantas y otras especies que nos brindan bienestar son la memoria histórica del uso y manejo que le dieron nuestros antecesores a la naturaleza, y sus vínculos. Es nuestra responsabilidad tomar acción y marcar la diferencia hoy. Indague sobre la historia de los bosques que se encuentran a su alrededor y defina ¿cuál es el legado que usted está dejando o el que quiere dejar? y ¿cuál es la próxima acción que realizará? David nos invita a ser los protagonistas de la historia que será narrada en unos años y nos convoca a iniciar con la restauración del próximo Oasis.

¿Quiere conocer más sobre Reserva Oasis Reforestation y OASIS FORESTS? www.oasisforests.com